+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editorial

El cambio climático no admite demoras

 

13/12/2017

La lucha contra el cambio climático es una necesidad cuya urgencia no puede poner en duda nadie mínimamente informado y consciente de la gravedad del reto. Nadie excepto personajes como Donald Trump, que irresponsablemente –y para solaz de los poderosos y no menos irresponsables lobis energéticos de Estados Unidos– ha desvinculado a su país de los acuerdos de la Cumbre del Clima de París del 2015, una cita que fue trascendental para poner de acuerdo al mundo en el objetivo de frenar el calentamiento global. Y ayer, justo cuando se cumplían dos años de aquella efeméride que abrió el camino de la esperanza, medio centenar de países se reunieron en la capital francesa para ratificar su compromiso y desmarcarse de la Casa Blanca.

Emmanuel Macron, el joven político que irrumpió en el Elíseo en mayo y que aspira a ocupar los espacios de los que se retira Washington, tiene el medioambiente como uno de los ejes fundamentales de su mandato, y en su discurso como anfitrión del encuentro no pudo efectuar un juicio más descarnado: «Estamos perdiendo la batalla». El propósito de que la temperatura media de la Tierra no aumente más de dos grados con respecto a la época previa a la revolución industrial no se está cumpliendo, porque se sigue avanzando hacia un diferencial de tres grados. Las medidas para contener el cambio climático se desarrollan con parsimonia, cuando el desafío requiere actuar contra reloj.

Hay avances poco más que simbólicos que aun así deben ser saludados, como el anuncio del Banco Mundial de que a partir del 2019 dejará de financiar la exploración y explotación de petróleo y gas. Pero el mayor compromiso debe ser de los estados más industrializados (que suelen ser los más ricos), en una doble dirección: reducir las emisiones propias y ayudar a los otros países en la introducción de energías limpias. Los primeros y principales damnificados por el cambio climático son las poblaciones más vulnerables a los desastres meteorológicos que cada vez con más frecuencia castigan al planeta, pero a la larga nadie escapa a sus efectos. El mundo no puede abdicar de la lucha contra el calentamiento global pese a la «vergüenza» de la «decisión autodestructiva con fines políticos» de Trump. Lo dice un estadounidense del establishment, el exsecretario de Estado John Kerry.