+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cartas al director

 

07/11/2018

AUDIOS DE VILLAREJO

Los métodos mafiosos de los políticos

Miguel Fernández-Palacios Gordon // Madrid

María Dolores de Cospedal, que sesgó la balanza en las primarias del lado de Pablo Casado, se convierte en el paradigma de la fontanería de cloacas.

En 2009, año de las obras en B en la sede nacional del Partido Popular en la madrileña calle de Génova, clandestinamente recibió en su despacho al pocero mayor del reino, el excomisario Villarejo, para tratar de salir impunes del caso Gürtel y encargarle «trabajillos».

El encuentro, concertado por su marido como correa de transmisión, evidencia actividades delictivas con comportamientos mafiosos punibles que debieron poner en conocimiento de la justicia.

Con los chivatazos recibidos, ¿quién cree sus patéticas explicaciones de que las revelaciones «no cambiaron nada»?

Ahora renuncia a su cargo en la Ejecutiva de su partido para no dañarlo.

¿Y qué hay de su escaño para no desprestigiar las instituciones con tal hedor?

IMPUESTOS

¿Quiénes serán los paganos?

José María Babot Vizcaíno // Majadahonda (Madrid)

Aún estando debatiendo si es gato negro o gato blanco en el tribunal, ya se sabe quiénes serán los paganos: el eterno pueblo. Y es bien claro. Si se decide que paguen los compradores de hipotecas (que hipotecan sus ahorros de toda la vida al comprarle, la vivienda, a los bancos), éstos son unos paganos.

Si se decide que paguen los bancos y devuelvan lo cobrado, los paganos seguiremos siendo los que compremos viviendas, porque nos van a brear con el pago que se nos va a hacer en cada cosa que toquemos con ello, desde nada más traspasar el umbral, pasando por el retirar nuestro propio dinero, el hacer transferencias de cualquier importe, el ingresar la nómina, por ir a cambiar un billete ajado, por... por lo que sea, ya que no se achican y han de ganar dinero a espuertas para poder saciar sus ansias de ser los mejores, cada uno en su estilo, y vayamos olvidándonos de guardar en ellos lo poco que, hoy día, podamos ahorrar, puesto que la izquierda que nos espera no nos va a dejar ni respirar.