+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cartas al director

 

13/05/2019

VENEZUELA

Aznar: tambores de guerra

Miguel Fernández-Palacios Gordón // Madrid

El mismo que con sus mentiras ejerció en el trío de las Azores de lacayo para invadir Irak y así «sacarnos del rincón de la historia», hizo del mundo un lugar más inseguro al desestabilizar Oriente Medio e incubar el germen del terrorista Estado Islámico. De paso, en la misma jugada, desencadenó la crisis mundial del petróleo, elevando su precio de 20 a 144 dólares el barril. Pues sí, aquel hábil estratega, es decir Aznar, propone ahora volver a aparcar la diplomacia para pasar a la intervención militar directa en Venezuela asegurando que «el precio de no intervenir puede ser más alto que el de intervenir». Venezuela huele a petróleo; y aquí, como en Irak, hay negocio seguro para llenar los bolsillos a paladas. En serio, ¿no hay más solución que la estremecedora guerra, generadora de sufrimiento y muerte de inocentes? Resulta altamente preocupante el análisis de diplomacia geopolítica de quien se piensa un destacadísimo dirigente del ‘mundo mundial’.

SUELDOS

Diferencias salariales

Domingo Espino // Almendralejo

En este valle de lágrimas hay quién piensa que lo mejor de la vida lo hallaremos en las pequeñas cosas: un pequeño deportivo, un pequeño yate, una pequeña mansión, etcétera. Seguro que esto deben compartirlo los directivos del IBEX 35 para justificar sus desvergonzadas retribuciones. El Periódico Extremadura publicó el pasado 21 de febrero que los directivos del IBEX ganan 132 veces más que sus trabajadores, situándose el consejero delegado de ACS en el número uno del ranking. Ovación y vuelta al ruedo. Sus empleados deberían trabajar varios siglos para igualar sus emolumentos. Estas cifras crecen de año en año desde el 2014 e Intermon Oxfam achaca este fenómeno a que, en este modelo empresarial, se entiende el salario como un coste y no como una inversión.

Más claro agua; para aumentar los beneficios nada como recortar los sueldos de los asalariados. Imaginamos que los directivos de estas grandes empresas son tipos con una gran formación, que soportan una enorme presión y con una superior inteligencia que les hace acreedores a ocupar las poltronas del poder económico. Sin embargo, no parece una gestión muy compleja recortar los sueldos de tus trabajadores para aumentar el propio, que supongo sí consideran una inversión. Los ciudadanos de a pié somos como aquellos ratones enjaulados que corren en las ruedas giratorias, con la misión de que estas no paren jamás. De ese modo podremos producir y producir para que estos gerifaltes puedan adquirir deportivos, yates y mansiones más grandes. Como dijo un antiguo ministro de Economía: «Eso es el mercado, amigo».