+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cartas al director

 

17/06/2019

Conflicto

Los niños son las víctimas

José Meero // Barcelona

El Ministerio de Defensa de Israel subastará los materiales empleados en la construcción de una escuela de Ibzig, en Cisjordania, demolida el año 2018 por no contar con la autorización israelí. La escuela fue construida con fondos europeos, con aportación española. La misión de la Unión Europea en Jerusalén y Ramala condenó la demolición de las dos aulas de la escuela con capacidad para 49 alumnos de 6 a 12 años. «Cada niño tiene derecho a acceder a la educación y los estados deben proteger, respetar y aplicar este derecho. Las escuelas son espacios seguros e inviolables para los niños», rezaba el comunicado de la Unión Europea. Las barbaridades cometidas por Israel contra los palestinos no tienen punto final. Sobre todo cuando las víctimas son niños a los que se les niega el derecho a tener una escuela para recibir una educación que les forme como personas y les capacite para su inserción social y profesional. La noticia que expongo me ha sobrecogido después de haber dedicado mi vida profesional a la docencia, por lo que me rebelo contra todo maltrato infantil, sea del tipo que sea.

Los culpables de ese maltrato deben ser requeridos por la justicia y ser obligados a reparar el daño hecho. La respuesta de Israel ha sido de una falta de empatía absoluta con los palestinos al dar explicaciones inaceptables de esa actuación al hacerse el sordo ante los derechos humanos. Además, Israel rechazó ofrecer cualquier tipo de compensación porque alega que la escuela no contaba con autorización de la Administración civil, cuyos responsables urbanísticos no suelen conceder licencias de edificación a los palestinos en el Área C de Cisjordania.

Eutanasia

Morir en paz y sin dolor

Arnau Sabaté // Barcelona

Poner punto final a la vida de una persona, aunque no la conozcas de nada, no es una tarea para la que todos estén preparados. Morir tampoco es algo que todos deseen, pero hay unos pocos que sí lo hacen. Hay unos pocos que tienen el deseo de dejar de respirar y que su corazón deje de latir. Para esas personas existe una solución: se llama eutanasia, la muerte provocada a personas que por ciertas razones quieren dejar de vivir. Lastimosamente, en España la eutanasia no es legal, y eso conlleva a que muchas personas decidan provocar su muerte.

Cada uno de nosotros tiene el pleno derecho a elegir qué quiere hacer con su vida mientras no afecte a los demás. Aunque no todos los médicos estarían dispuestos a ayudar a alguien a morir, pues cuando uno ejerce de médico tiene como objetivo cumplir lo contrario.

 
 
1 Comentario
01

Por juan de la vera 13:33 - 17.06.2019

Señor Meero. Decía Mao que el que no investiga no tiene derecho a la palabra. Es su caso