+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cartas al director

 

23/08/2019

DESPOBLACIÓN

Réquiem por un pueblo

Araceli Palacios Alfonso // Zahínos (Badajoz)

Zahínos se despereza en el amanecer brumoso, como un viejo campesino asmático de huesos maltrechos. A cada paso del día, la soledad le estalla en la frente, el olvido en las rodillas y un hálito de resignación pugna por trepar por su espíritu indómito. Ya no puede ignorar la cansina melodía, el réquiem que le persigue cada jornada como a tantos otros pueblos, para recordarle el otro frente abierto, la otra innegable realidad contra la que ferozmente lucha: la despoblación.

Puertas pardas que se cierran cada pocos meses para no volver a abrirse más. Aceras que padecen la ausencia quienes salían cada mañana a hablar con las vecinas con el cepillo bajo el brazo so excusa de barrer. Aulas que añoran el trajinar de los niños. Tardes de otoño que no arropan a tantos amores adolescentes. Esquinas sin contadores de sucesos. Autobuses que ya no llegan y que cuando lo hacen es para arrancar de cuajo la savia nueva de esta tierra.

La savia nueva de una tierra rica en recursos naturales, pero sin recursos de futuro, en busca de otros horizontes. Horizontes de cielos encapotados en lejanos distritos , donde las flores cumplen cadena perpetua encerradas en cárceles de acero. Y los vecinos no se saludan. Y los desconocidos se miran con miedo. Donde la soledad es tan densa, que se masca hasta en las colas de los días de rebajas.

Aun así, los vemos partir en busca del dorado fruto de sus desvelos estudiantiles. Los jóvenes se cansaron de esperarlo sentados en la puerta de casa. Y se fueron. Y se van. Y se irán en su busca. Porque en Zahínos, como en tantos otros pueblos, la taza del futuro se derramó en el norte cuando el progreso tropezó. Allí sigue desparramado. Allí van los nuestros.

Y los demás, los pueblerinos acérrimos, la resistencia aguerrida, nos quedaremos sobreviviendo aquí como siempre, agarrados a una frágil tela de araña hecha de dignidad, para no caer y dejar solas a las puestas de sol rosadas, a los pájaros de la dehesa, a los higos chumbos, a las zarzamoras, a los braseros de picón, a las encinas, a los tomates del huerto y a los bocadillos de chorizo. Confiando en que algún día el progreso encuentre a estas tierras entelarañadas y, en lugar de un réquiem, resuenen como banda sonora de Zahínos las canciones alegres de los escarabajos ( los Beatles, claro ).

EDUCACIÓN

Respetar al prójimo

Lourdes Camps // Barcelona

Estamos en tiempos de libertad y todos podemos pensar lo que queramos y como nos parezca, pero el otro día vi cómo se mofaron en un programa de televisión de algo tan querido para muchas personas como es la misa, acto importantísimo para muchos de nosotros. ¿Hemos perdido el norte? Educación, sensibilidad, respeto por los demás..., y no hablemos de otras cosas. Es muy lamentable, pero creo que por este camino podemos llegar a la deshumanización de la sociedad.