+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CARTAS AL DIRECTOR

 

08/12/2002

Carta a los

Reyes Magos

Cuando era niña de 8 ó 9 años, un niño cruel se encargó de decirme que los Reyes Magos no existían. Pero yo hoy, en nombre de 600 niños, les escribo pidiéndoles lo que deseamos para nuestro colegio:

Al rey Melchor le pedimos que nos arreglen los patios, que esperan desde hace 18 años que se les termine de una vez. Y se arreglen, por fin, las vallas que los rodean. Melchor lo tiene fácil, porque hay por ahí unos "euros" concedidos para tal obra, pero no sabemos "dónde andarán".

Al rey Gaspar le pedimos un parvulario, porque el colegio fue construido para tener aulas de 1.º a 8.º de EGB y hoy cuenta con seis clases de Educación Infantil. Por ello hemos perdido la biblioteca, el laboratorio, sala de medios audiovisuales, clase de música... El señor Nieto no quiere hacérnoslo, porque según él no están previstos más nacimientos en la zona (zona en plena expansión, con mayoría de parejas jóvenes).

Y a ti, querido Baltasar, te pedimos lo más difícil (porque se nos ha dicho que nos olvidemos del tema): un gimnasio. ¿Sabes cuántas horas de gimnasia y deporte pierden los niños por culpa del tiempo, por no tener uno? Yo me pregunto: ¿Existirán los Reyes Magos o será el señor Ibarra, el señor Vázquez de Miguel o tal vez el señor Nieto, aquella persona cruel capaz de decirle a 600 niños que no existen?

ADELA BLANCO CARRASCO. Madre de alumnos del Colegio San José de Calasanz. Badajoz.

A todos por igual

Fui a la huelga el 20 de junio por indignación, ese sentimiento que nace cuando se palpa la iniquidad, cuando te cercioras de que, otra vez, el poderoso castiga al desheredado por su eterna relación con la miseria. Y fui a sabiendas de que la conciencia social tiene un precio, pero no estaba informado de quiénes habíamos de pagarlo y quiénes se librarían de esa factura que a veces se muestra con orgullo.

Estoy acostumbrado a las discriminaciones, pues en la enseñanza concertada no contamos con demasiados aliados. Hay compañeros que nos tratan como advenedizos y políticos que, aun utilizándonos, critican nuestra labor como si fuéramos un indeseado forúnculo. Trabajamos muchísimo y cobramos menos de lo que merecemos. Pero esta última humillación me ha causado verdadero estupor: que única y exclusivamente se nos descuente ese día de reivindicación social a los profesores de los centros concertados, clama al cielo. Imaginé que caminaba codo con codo con personas que estaban tan indignadas como yo, pero se me ha quedado cara de tonto. ¿Me alentaréis de nuevo para ir a la huelga? Seguro: os sobra desfachatez.

ENRIQUE SILVEIRA TORREMOCHA.

Profesor de la concertada. Cáceres

La supresión de ´Caiga quien caiga´

Me pregunto por qué lo habrán suspendido: ¿Será porque se reía de lo políticamente correcto y todo él rezumaba de humor inteligente, o quizá, porque se acercaba a múltiples y variados temas sociales y culturales desde una óptica diferente y crítica?

FELISA BACAS. Navalmoral de la Mata

Accidente en el paso de peatones de la Cruz

Todos los días, a la misma hora, paso por el paso del "Señor mío Jesucristo". No da tiempo a rezarlo, pero con la intención creo que es suficiente; el caso es que hoy, al salir de casa, me admiré al ver a tanto personal merodeando por la zona. Creía estar en otra ciudad, en otro mundo. Iba a lo mío, me abandoné a la Providencia y conseguí pasarlo en medio de tanto barullo. Me dio por mirar, cosa que no acostumbro, y allí estaba el accidente en el paso de peatones de la Cruz de los Caídos (por poco de los muertos). Sí, ése del que he hecho alusión en varias ocasiones, el de la calle Gil Cordero (Ferretería Morato a Caixa de Cataluña); me acerqué por si podía ayudar como médico y sólo sabía decirme el accidentado, echando sangre por los "morros", que no le dio tiempo a pasar con su señora el paso de peatones. Por favor, que se arregle esto cuanto antes si no queremos ver más desgracias.

ANTONIO FLORIANO CORBACHO

Cáceres

Madre de familia y reina Noor

Con la gripe encima, abro la tele y oigo: "Millones de mujeres inactivas amas de casa", era una encuesta que preguntaba: "¿Hay bastantes mujeres en puestos de máxima responsabilidad?". Hace pocos días decía la reina Noor: "Lo más difícil que he hecho en mi vida es ser madre y creo que millones de mujeres de todo el mundo saben de lo que hablo". Pero a las mujeres que "sólo" hemos actuado como madres nos llaman inactivas, como si educar personas se nos identificara con el no hacer nada y, según la reina Noor, es la tarea más difícil de este mundo.

MARIATERESA LLADO BADIA. Cáceres

La sanidad es compromiso de todos

Señor consejero de Sanidad, antes que nada agradecerle sus comunicaciones periódicas, directas y sinceras, que vuelven a darnos la medida de su talante y de sus valores personales.

Hoy sin embargo tomo la pluma con un regusto de desesperanza, van pasando los días y los problemas esenciales de la asistencia primaria continúan donde estaban. Pretendemos que sea ésta la gran puerta de entrada de la sanidad, deseamos que el médico de cabecera recupere la relación médico-paciente adecuada, que sea garantía de la buena función del sistema y permita afrontar el futuro con esperanza, pero seguimos contando con dos minutos para cada acto médico y hemos convertido las consultas en agobiados dispensarios de burocracia. La masificación boicotea nuestras mejores intenciones, es inadmisible que se obligue al médico a asumir un cupo de pacientes más allá de lo que considera los límites de su capacidad. Debemos insistir en la necesidad de devolver a los profesionales el control de su propio trabajo. Para ello, no cabe la menor duda de que es necesario crear nuevas plazas.

En esta sociedad próspera nos queda hoy una revolución pendiente, conseguir que los ciudadanos disfruten de su trabajo. Y esto no es sólo una convicción moral, sino que es además un problema sanitario de primer orden, en la certeza de que gran parte de las enfermedades que padecemos proceden de conflictos y desajustes en el entorno laboral.

Perseguir la armonía es la mejor manera de preservar la salud.

RICARDO SERRANO MARTIN

DE EUGENIO. Cáceres