+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CARTAS AL DIRECTOR

 

07/01/2003

Papá, que vienen los Reyes

Pues sí, el grito es muy popular. Que vienen los Reyes es decir que llegan toda clase de ilusiones y para todos los niños sin distinguir a ninguno, es un grito de niño. Que nos gritan a los mayores. Y nosotros recordamos aquellas ilusiones, de los Reyes, que lamentablemente hemos perdido.

Y hoy los mayores nos preocupamos de cómo vienen los Reyes si a caballo o en camello, o en carrozas o si nos gustan o no. Siempre son decisiones de los mayores, cuando, es una fiesta para los niños y por eso llenas de ilusiones e inocencia. ¡Si que vienen los Reyes Magos de Oriente o de donde sea! Para alegrar y llenar la ilusión de nuestros hijos, que al final es lo que más nos importa.

Tres señores, desinteresados que van ha padecer por gusto y por esos niños que quieren ver a esos Reyes Magos, de Oriente o de donde sea, lo importante es que lleguen los tres en carrozas o como puedan, pero que lleguen cargados de ilusiones y no se olviden de los regalos, pues nuestros hijos son muy, muy buenos.

Pero siempre debe haber alguien que ponga una guinda al trabajo de los niños, carrozas que nos gustan o no, o si hay caramelos o no. Lo importante es que van tres reyes y deben de terminar tres reyes, pero al paso que vamos, un día alguien terminará con las ilusiones de nuestros hijos. Pues el año pasado, al rey Melchor le tiraron un mechero y piedras en Cánovas. Este año, al rey Baltasar le ha impactado en la cara una piedra. Nadie es, nadie lo ve, nadie denuncia a nadie, pero un día los tres Reyes Magos serán dos o uno, o ninguno, y luego... ¿Qué explicaciones les daremos a los hijos? Claro que las carrozas hay que mejorarlas, pero para ponerlas blindadas, que nadie entre en las ilusiones de los niños. ¿Quién debe de proteger esto, si la fiesta es del pueblo?

Tres señores que casi siempre escogen a sus hijos, para que vayan de pajes y privarlos de dos días de fiestas para entregar la ilusión al pueblo y desinteresadamente o a la voluntad de unos pocos, para que se lleven un desagradable recuerdo. El pueblo debe de decidir, pues al grito de que vienen los Reyes, dentro de nada habrá que añadirle, "iban corriendo".

¿Quién va a proteger a nuestros Reyes? Nadie ve nada y luego nos quejamos, ¡Qué falsos somos! También en el día de las ilusiones, se nos olvida cuando fuimos niños. EMILIO REY CORRALES. Cáceres

El PER, algo esencial para Extremadura

En estos días el Gobierno y los sindicatos están negociando el futuro del subsidio agrario de desempleo, el popular PER, asunto que estimo es de suma importancia para el futuro de Extremadura. Esta ayuda pese a parecer insignificante, la creo fundamental para la supervivencia de muchas familias, sobre todo en los pequeños pueblos extremeños, pues si dejan de percibirla, tendrán que marcharse a otros lugares para poder subsistir.

Sin entrar a valorar, si aquél sistema de ayuda era adecuado, o que en casos determinados podía existir fraude, es incuestionable que en muchos hogares, los principales ingresos son este subsidio que, ayudado con las pensiones de los ancianos, evitaban en parte la emigración y frenaba el despoblamiento en el ámbito rural.

Por ello espero acuerden algún tipo de ayuda para este sector, pues de lo contrario a medio plazo, muchos pueblos terminaran sin habitantes, ya que sólo les quedaría dos caminos, emigración y cementerio. SIXTO RIVAS GIL El Bronco. (Cáceres)

Cabalgata más propia del Tercer Mundo

A las autoridades cacereñas les falta mucho que aprender de otras ciudades extremeñas a la hora de organizar cabalgatas. Decenas de miles de ciudadanos vieron el esperpéntico desfile de los Reyes Magos, cada año más pobre. ¿Por qué no piden ayuda a unos ciudadanos que, año tras año, protagonizan mejores desfiles y, de igual modo, llenan las calles y avenidas de la ciudad? Me refiero a la Federación de Peñas y Comparsas del Carnaval. Eso es lo que hace Badajoz y Navalmoral y les va bien; pues por qué no les imitamos. Seguro que obtendrían un sí como respuesta. A. LEON. Cáceres