+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Superar el duelo

La celebración de la muerte

 

Inma Sust Inma Sust
21/08/2019

Asociamos el verano con la felicidad. Mar, sol, ligues, viajes y bodas. Con el buen tiempo nos activamos e intentamos salir de nuestra zona de confort y soltarnos. Ese viaje a Asia tan esperado, ese baño con tiburones o ese ligue de una noche que parece que en invierno da más pereza. Podemos intentar dejar de fumar, hacer quinientos kilómetros para visitar a un amante que hace años que no vemos o comer una simple paella delante del mar con una amiga de toda la vida.

Parece que nada malo puede pasar en verano. Pero no es cierto, pueden pasar cosas malas. Muy malas. El año pasado pasé uno de los peores veranos de mi vida. Tuve una tendinitis en el hombro izquierdo y me pasé medio verano en el centro de recuperación. Eso fue lo de menos. Una tía muy querida murió de repente al sufrir un ictus. Murió dejando a toda mi familia sumida en la tristeza y completamente bloqueada. La gente no sabe qué decir ni tú sabes cómo afrontarlo. Una mujer joven, buena y sana desaparece de nuestras vidas así, de golpe.

Nuestra sociedad no nos preparara ni para nuestra muerte ni para el fallecimiento de nuestros seres queridos. Un día te despiertas y tu mundo es otro. En menos de tres días tiene que estar todo arreglado. Busca un féretro, escribe una esquela, piensa en el guión de la misa, haz medio millón de trámites y llama a todos sus conocidos. El jaleo es importante.

Te tienes que mostrar fuerte delante de desconocidos que te hablan de burocracia y saludar a gente que no sabes ni quién es. Luego nuestro duelo solo puede durar un par de días. Ese es el tiempo que te permiten faltar al trabajo para organizarlo todo.

¿Muere mi madre y tengo solo dos días para asumirlo y si me caso me regalan dos semanas para celebrarlo? Una de dos: O aprendemos a celebrar la muerte para superarla en dos días o damos tiempo a las personas para vivir su duelo dignamente. Yo voto por la segunda opción. Feliz verano a todos y un abrazo fuerte a los que lo están pasando mal.

*Periodista.