+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

En la otra esquina

Conductores

 

Carlos Ortiz Carlos Ortiz
17/06/2019

Buscando uno de esos viajes en Bla Bla Car de Cáceres a Madrid que tanto frecuento y que me salvan de la pena de no tener un tren digno en Extremadura, me pareció reconocer una imagen en el tablero de conductores que ofrecían viaje compartido en la web de la red de transporte. Luis. Porque en Bla Bla Car nadie pone los apellidos, qué cosa más rara. Si hubiera aparecido su apellido, Salaya, nuevo alcalde de Cáceres para más señas gracias a la abstención de Ciudadanos, el rastro que deja internet en nuestras vidas sería para el anecdotario. Porque el reguero de pistas que vamos dejando en las redes es asombroso y da pánico aunque no hayamos cometido mayor fechoría que un comentario inadecuado o excesivamente crítico en un momento de calentón dialéctico en la refriega virtual. Tampoco hay que ser un degenerado para que la Red te deje ok si te equivocas.

¿Y a qué viene todo esto? Si alguien quisiera saber ahora el pasado o presente más inmediato de nuestro protagonista, por citar a un personaje público ya alcalde, lo tendría la mar de fácil para investigar en su vida y buscarle virtudes o defectos citados por terceros. Cuando Facebook nos recuerda lo que hicimos, dijimos o subimos a la nube hace años no está demostrando de manera fechaciente que de todo queda huella. Y eso, aunque lo queramos borrar, siempre dejará rastro. Por eso, y citándolo solo como anécdota, me parece que sería una buena idea poder dimitir de una vez por todas del control que otros hacen de nuestras vidas gracias a aplicaciones, webs a las autorizamos a saber de nosotros sin saberlo y, sobre todo, a que la letra tan pequeña deje de serlo y aparezca grande para que no nos engañen.

Hace unos días escuché que algunas aplicaciones que descargamos permiten escuchar en segundo plano nuestras conversaciones, activar micrófonos y algunas barbaridades más que prefieron no valorar. No tengo que decirles que el abuso se torna intolerable cuando seguro que usted y yo dormimos con el móvil en la mesilla de la habitación. Quizá haya llegado el momento de dimitiir del control de las redes, pero creo que hemos llegado demasiado tarde. El Gran Hermano nos controla sin saberlo. Le deseo toda la suerte a Luis Salaya,. Buen viaje en la alcaldía aunque no sea Bla Bla Car.

 
 
1 Comentario
01

Por juan de la vera 13:25 - 17.06.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hace años, en un país europeo muy célebre por su concepto de la democracia, sabía que mis conversaciones telefónicas estaban bajo escucha y, de acuerdo con una amiga me dediqué a hacerles sufrir las de Caín a los pobres gendarmes que estaban a la escucha con intercambios eróticos (acordados de antemano) que les obligaban seguramente a buscar reemplazante mientras iban a darse una ducha fría o lo que fuese. Esto para decir, que si quieren espiarme que me espíen si no tienen otra cosa que hacer. Que a mí me la trae al pairo lo que busquen y lo que encuentren, que el sueño, no, no me lo quitan, no. Gran hermano, estás bobito.Sigue mirándome que te quedarás bizco.