+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Crónica de una mina anunciada

Extremadura no puede ser el paraíso de las industrias sucias y saqueadoras

 

Crónica de una mina anunciada -

EUGENIO Romero (diputado de Podemos Extremadura)
01/03/2018

Tomo prestado el título de la novela de García Márquez sobre el crimen de Santiago Nasar a manos de los gemelos Vicario. Pocas personas como el escritor de Aracataca podrían describir mejor lo que ocurre en San José de Valdeflores, la colombia cacereña.

La United Fruit Company que destruyó Macondo en otra de sus novelas adopta otras caras en el siglo XXI. La Sacyr/Playmouth Minerals, investigada por la Fiscalía de Medio Ambiente de Galicia, pone ahora el ojo en el pulmón de una ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Hace unas semanas visitamos la zona con vecinos del entorno. Nos acompañaba constantemente un ruido de fondo de procedencia desconocida. Pudimos ver en la falda de la sierra el taller artesano de uno de estos vecinos o la quesería donde aparte de formación y charlas didácticas elaboran todo tipo de productos derivados de la leche, comercializan cordero y cabrito criados en extensivo, ganadería y productos de calidad muy alejados de las condiciones lamentables que veíamos recientemente en un programa de televisión.

Nos desplazamos a la «zona cero», el cerro Milano. El goteo de ciclistas era incesante. Averiguamos entonces que el ruido procedía de un gran grupo electrógeno que presidía el lugar junto a una enorme cisterna que era recargada por varios tractores aunque hasta la fecha ningún cargo público me haya aclarado de dónde sale todo el agua necesaria para refrigerar esas brocas que están en constante actividad. La Estación Potabilizadora de Cáceres o las reservas de agua subterránea de la zona son dos posibilidades en este enigma sin resolver.

No podría tener «El otoño del patriarca» mejor ejemplo que lo que está ocurriendo en la ciudad de Cáceres.

Uno de los vecinos me lleva a su parcela: «Este camino antes no existía. Esto lo han abierto ellos, la empresa. En cuanto fueron a decírmelo los trabajadores que estaban sacando la corcha los expulsé de aquí. El camino sigue hasta allí, han hecho otro hacia abajo y otro de subida...» Encinas, jaras, alcornoques, madroños… cortados a ras de suelo para dejar paso a la futura maquinaria. La empresa campa a sus anchas por la zona y las autoridades violan el derecho a la información y participación pública.

Ni que decir tiene que el proyecto no cumple las condiciones técnicas que establece el Plan General Municipal de Cáceres en cuanto a la distancia mínima a núcleos urbanos y a otra actividad extractiva por lo que el proyecto estaría prohibido con la ordenación actual. Dulce Chacón, Victor Chamorro o Galeano ya nos han dado sobrados ejemplos para saber que cuando las multinacionales han mordido la posibilidad de modificar el PGM y el PIR no van soltar su presa tan fácilmente.

Nos despedimos de los vecinos con señales de ánimo para seguir en esta batalla en torno a la Plataforma Salvemos la Montaña de Cáceres que nos ilumina como luciérnagas en la noche.

Atrás dejamos un proyecto insostenible, con falsas promesas de empleo y un terrible perjuicio sobre los 96.000 habitantes de la ciudad de Cáceres y sobre el empleo que destruye en cuanto a artesanía, ganadería, transformación de productos agroganaderos, aprovechamiento forestal, ocio y deportes de aventura. Un paraje de alto valor ambiental, social, turístico, patrimonial y económico en el que la empresa plantea un proyecto «low cost» como ellos dicen, pero de coste irreparable para Extremadura.

Tenemos precedentes recientes que han dejado zonas abandonadas al poco tiempo cuando han considerado que sus beneficios serían mayores en otro lugar del mundo.

Extremadura no puede ser el paraíso de las industrias sucias y saqueadoras en las antípodas del manido concepto de Economía Verde y Circular que predica sin sonrojarse la Junta de Extremadura.

Extremadura no es un kleenex de usar y tirar con la que cualquiera limpie sus negocios.

Extremadura es una tierra rica, que genera gran riqueza que debe quedarse en nuestra región para que los extremeños y las extremeñas podamos vivir aquí y no tengamos que emigrar.

En esta muerte anunciada con el tiempo sabremos quiénes son los gemelos Vicario, si a Cáceres le espera cien años de soledad, si Vara no tendrá quien le escriba o si la víctima será Cáceres o Sacyr, pero esta es mi crónica.

Extremadura no se vende. Extremadura se defiende.

Buscar tiempo en otra localidad

   
5 Comentarios
05

Por laverda 16:55 - 01.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Tanta pobreza hay en Cáceres para que aceptemos contaminarnos por unos dupuestos dineros ( que se llevará la cocesionaria a Madrid o Australia)? Creo que en EEUU si te sometes voluntariamente a experimentos biológicos las farmacéuticas que desarrollan nuevos químicos pagan un dinero. Podemos apuntar a los 90.000 cacereños, así ganamos unas perras.

04

Por pagafiestas 10:25 - 01.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Artículo cuyas opiniones sobre la mina podemos suscribirlas todos los que hemos sacado la conclusión de que son mayores los perjuicios que produciría la explotación que los beneficios. Hay otros que no han sacado esa conclusión pese a todo lo que se lleva escrito y explicado, y defienden la la vía libre a la mina; ellos sabrán por qué, pero al menos que aclaren si son vecinos de Cáceres y cuáles son las verdaderas razones de su apoyo a la mina. Sería esclarecedor para todos nosotros, ignorantes en grado sumo y enemigos del progreso entendido a su manera.

03

Por Maríapm 10:14 - 01.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Este texto/artículo habría que llevarlo a las escuelas y leérselo a los niños para que, desde pequeños, aprendan a defender sus derechos, su espacio, de los depredadores.

02

Por vdc 9:45 - 01.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Aunque políticamente no me encuentro muy próximo a usted, tengo que decir que lleva razón. Lo de la mina huele muy mal. la actuación y el interés de la Junta apesta. la minería no es industría, es una actividad tercermundista que destroza el entorno de paises pobres para facilitar la vida de los paises ricos que viven bien lejos y no se ven afectados por la extracción y si beneficiados por la transformación y uso. Es ilógico e irracional ni siquiera plantearse esa actividad en el entorno que la quieren desarrollar. ¿Los políticos de la Junta que luchan para que se instale viven en Cáceres?¿Tienen siquiera familia en Cáceres?¿Van a responsabilizarse de los daños futuros ocasionados a los cacereños? ¿O solo piensan en los milloncitos de euros que les pagarán los de la mina y donde invertirlos en sus pueblos (haciendo paseos al lado del Guadiana, que ellos en su casa si quieren un entorno bonito, natural y sano para ellos y sus familias) o guardarlos en sus sacas.?

01

Por vistacorta 9:01 - 01.03.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hay algunos extremeños, que con sus convicciones hacen que la nevera este como nueva.