+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Mundo digital

Desconectar y el ‘modo vacaciones’

 

LILIANA Arroyo *
13/07/2019

Ya huele a vacaciones. Ese momento de excepcionalidad donde todo vale, excepto los despertadores y las obligaciones. Vacaciones es despreocuparse, que nos busquen y no nos encuentren, no estar para nadie ni para nada. También es preguntarnos a cada momento qué nos apetece hacer. Y qué bien sienta eso, especialmente ahora que vivimos con los sentidos saturados entre notificación y notificación. ¿A qué sabe el modo vacaciones en la vida digital?

Una opción creciente es el detox; cada vez más hoteles y agencias de viajes lo usan como reclamo comercial. Ofertas de desconexión donde combinan imágenes de naturaleza con mensajes de nostalgia analógica.

En el lado opuesto están el 40% de los millennials que eligen el destino según su potencial instagrameabl. Cuanto más exótico mejor. Esto va de la mano de los safaris del wifi, para poder subir el reportaje cuanto antes. ¿Por qué será tan fuerte la paradoja del conectar sin parar para que conste que estamos desconectando?

UNA CADENA de hoteles intentó reconciliar el descanso con el sumun del postureo, ofreciendo el servicio de canguro digital. Alguien se encargaba de alimentar tu perfil de Instagram mientras disfrutabas tu pícnic en un lago alpino.

La idea parecía genial, pero no superó los tres meses. Esta campaña olvidó que la magia de compartir nuestros posados aventureros en parajes desconocidos es, precisamente, lo que obtenemos a cambio. Son los likes y comentarios los que disparan la dopamina y nos sienta tan bien. Tanto como el sol sobre la piel, nuestro helado favorito o conocer gente divertida.

Igual que existe el modo avión en los dispositivos, podríamos configurar el modo vacaciones. Un modo que nos recuerde, en cualquier momento del año, que igual que perderse en un lugar remoto no significa desconectar, estar físicamente cerca no implica estar disponible a todas horas.

Quizá el secreto del modo vacaciones -sea digital o analógico- esté en arrebatarle las riendas a la inercia diaria. * Investigadora de Esade