+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Jueves sociales

Despropósitos educativos

 

Hablar de educación cansa, es repetitivo e interesa a muy poca gente, cosa extraña si sumamos a todos los que de un modo u otro están metidos de lleno en colegios, institutos y universidades. Todos hemos sido alumnos, y otros pocos, profesores, pero no es un tema de actualidad, salvo cuando interesa, o sea, cada cuatro años, aunque al ritmo que van las cosas, puede ser que sea cada uno o uno y medio.

Si sumamos despropósitos, ya van demasiados frentes abiertos. Por una parte tenemos a los cincuenta mil alumnos que estrenarán el curso en barracones con aulas prefabricadas, o sea, la miseria y la fealdad absoluta, en la enseñanza pública, por supuesto. Por otra, la prioridad de la presidenta de la Comunidad de Madrid, que es crear una dirección general para la escuela concertada, que debe de ser lo más necesario del mundo según para qué intereses.

Seguimos con la locura de los libros de texto distintos en cada comunidad, la sinrazón de los programas educativos adaptados a demencias políticas, que no al bien de los alumnos, las reformas que se suceden sin orden ni concierto y se solapan sin haber sido implantadas, las promesas electorales vacías que nunca se llenan de contenido porque ni interesan ni otorgan pingües beneficios como vivienda o industria. Si valieran algo, ya se hubieran peleado por la cartera de educación en estos pactos que no van a ningún sitio cuando deberían ir a la única meta posible. Pero no, hablar de educación cansa, salvo cuando se lanza al estrellato la última ocurrencia del gurú de turno, o se habla de pedagogía moderna y proyectos para ocultar que no se quiere ir al fondo del problema, solo se prefiere la forma, que viste mucho más y da mejor en titulares.

Con lo fácil que sería si nos dejáramos de iluminados y entendiéramos que hace falta un pacto entre todos para sacar adelante una educación que sirviera para algo, una reforma que durara y fuera capaz de educar a nuestros hijos. Mientras tanto, mientras llega ese pacto que cada vez veo más lejos, aquí seguimos, con las aulas prefabricadas de Valencia, la ausencia de ríos en los libros de Canarias, las ocurrencias de Cataluña y un

suma y sigue de barbaridades que quiero creer impropias de un país como el nuestro.

* Profesora

   
2 Comentarios
02

Por Donjo 13:07 - 12.09.2019

Efectivamente, por eso el PP siempre ha rechazado un pacto por la educación. Sus intereses son otros: colegios privados (siempre se quedan algunos miles de euros entre las uñas) y que sólo accedan a la Universidad los de su ralea.

01

Por Tosapla 10:29 - 12.09.2019

Salvo los, creo dos últimos cursos, los 30 ó 40 anteriores, se han seguido las pautas marcadas por el socilismo. El resultado es simplemente patético (doctores con tesis plagiadas, actas enmendades, y un largo etcétera). Estos politicastros no se convencen de que una enseñanza de calidad redunda en beneficio de toda la nacion.