+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La curiosa impertinente

Eslóganes, manifestaciones y democracia

 

Hace tan solo tres años, antes de que el odio se engangrenase al modo atroz de los fanáticos, el eslogan de Cataluña fue ni más ni menos que el de Cataluña es tu casa. En aquel 2015, Extremadura utilizó un Extremely good. Y no voy a escribir sobre el controvertido come, reza, ama.

Ahora recuerdo aquel mítico Spain is different, retrato clavado de nuestra patria, que trascendió su intencionalidad turística y servía para justificar todo lo injustificable, otorgándonos a los españolitos una suerte de bula entre irónica y condescendiente.

Aquella época oscura, salvo los acérrimos de Puigdemont y de su oscuro vicario, la mayoría de los españoles la hemos superado y los jóvenes que escriben el futuro no la vivieron, aunque deben conocerla para que no se repita. Ahora transitamos el presente en libertad y con posibilidades de bienestar, no entraña riesgo discrepar, y las discrepancias deben solventarse a través de los cauces que para ello se ha dado un Estado de Derecho que costó mucho diálogo del de verdad construir.

Las manifestaciones también tienen sus eslóganes. La de hoy se convoca en nombre de la unidad y para echar a Sánchez. Una es poco amiga de lanzarse a la calle, aunque comulgue con el motivo de la protesta. Y nunca, salvo riesgo vital, lo haría bajo el eslogan de echar a nadie de ningún sitio. Repudia, por contraproducentes e inútiles para lograr sus objetivos, las exageraciones y los insultos. La doblez de Sánchez, la invención del relator, la cesión de la mesa de partidos estatal, la compraventa de votos para unos presupuestos elaborados en secreto con los populistas y las cesiones a los chantajes de los golpistas le parecen errores de tanta trascendencia que ponen en peligro todo lo que se ha construido durante la democracia.

Y aunque será de las que no vayan, le hace mucha gracia que los creadores e inductores de Rodea el congreso y tantas algaradas similares, la última para protestar contra el reciente presidente de Andalucía, insinúen o sostengan que salir a la calle ahora es que solo lo hace la extrema derecha. 

Buscar tiempo en otra localidad