+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Editorial

Una Europamenor

 

06/11/2011

WPwese a que Yorgos Papandreu ganó la moción de confianza en el parlamento griego por ocho votos de diferencia, la crisis política griega, derivada de la quiebra económica, está lejos de haberse resuelto. El primer ministro del país heleno está dispuesto a negociar un Gobierno de cooperación, incluso renunciando a seguir en el cargo, pero se opone férreamente a convocar elecciones anticipadas, que es lo que exige la oposición para entrar en el gabinete que se ha ofrecido a formar y apoyar el plan de rescate.

La tragedia griega, con el estrambote del referendo anunciado y desconvocado solamente un par de días después, ha sobrevolado la reunión que el G-20 ha celebrado en Cannes, un encuentro en el que se debían lograr grandes objetivos, según las siempre ampulosas propuestas del presidente francés, Nicolas Sarkozy, pero que al final se ha quedado en poco más que en buenos propósitos.

Entre la crisis griega y el contagio ahora a Italia --con un primer ministro, Silvio Berlusconi, patético--, si algo ha quedado claro en este G-20 es el cada vez más disminuido papel de Europa en el concierto económico mundial. La broma del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre la multitud de voces y de organismos que expresan las posiciones europeas refleja con exactitud lo que está ocurriendo.

Las estrellas de la reunión, frente a unos Estados Unidos en crisis y tan endeudados como Europa, han sido los países emergentes, que se han permitido negarse a acudir financieramente en socorro de la deuda europea mientras la Unión Europea no se aclare y resuelva sus problemas políticos y económicos. China, que ha sido el gran banquero de la reunión, podría participar en la ampliación del Fondo de Estabilidad Europeo, pero su disposición deberá todavía concretarse. Como deberá concretarse también una de las pocas novedades positivas que ha tenido esta reunión del G-20, el compromiso de los países menos endeudados --China y Alemania, entre ellos-- de estimular el consumo interno para reactivar así las economías de los estados condenados ahora a la austeridad, como es el caso de España, entre otros.

Más vaporosos, si cabe, son los acuerdos en otros temas de la agenda del G-20: vigilancia sobre los bonus de los ejecutivos bancarios, reforma de los mercados de derivados financieros, y lucha contra los paraísos fiscales o contra la especulación en los precios de los alimentos. Mucha cumbre para tan pocas cimas.

 
 
2 Comentarios
02

Por rauda51 18:11 - 06.11.2011

Los paises condenados ahora a la austeridad,entraron a formar parte de la CEE. como paises consumidores... de servicios, y el caso es que cada vez tenemos a menos a quien servir y los amos nos han cortado el pienso, y estos ahora tienen que adaptarse a China, India, Brasil, paises emerjentes con producción y con dinero lo que a nosotros nos falta, no producimos y somos más pobres que las ratas. ¿Porqué será?.

01

Por MANUEL PETIT 10:31 - 06.11.2011

Para mí siempre ha sido muy claro que solo el apoyo de la economía china puede ser la salvación de las economías occidentales, que siempre han estado en una larvada situación de crisis desde principios de siglo, y que ha terminado por desbocarse hasta llevar a EE.UU. y a la Unión Europea a la peor situación de deudas de la historia. Y no lo creo porque piense en altruismo chino, sino sencillamente porque China sabe que tiene que vender sus productos y donde están sus compradores potenciales.