+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Espejo convexo

Fatalidad

 

Lara Garlito Lara Garlito
08/02/2019

Fatalidad, esa es la palabra que utilizó, «hay una sensación de fatalidad, pero esta tierra nunca ha funcionado mejor que ahora, ofrece una vida excelente y hay recursos para mantener aquí la gente, si bien hay que gestionarlo» (R. Salaya). Tenía toda la razón, estaba allí sentada, atenta a la presentación del informe sobre Reto Demográfico y Equilibrio Territorial elaborado por el Consejo Económico y Social de Extremadura, y tal vez esperaba una serie de datos catastróficos y una generalización del problema pero nada fue así.

Un estudio completo y riguroso de nuestra región dejaba patente nuestra situación, existe un éxodo rural pero interior de la comunidad autónoma principalmente, el verdadero problema está en el alto envejecimiento y la baja natalidad.

Extremadura es la única región que puede decir que no ha cerrado ningún municipio. Y eso, se debe a unas políticas socialista claras por la apuesta de nuestros pueblos, dotarlos de servicios, el modelo del Partido Popular ya lo conocimos en la legislatura anterior con el cierre de las urgencias rurales y eliminar la total gratuidad del transporte escolar, el desmantelamiento poco a poco del mundo rural.

Tras la exposición del análisis, la consideración de la necesidad de aumentar el nivel de los servicios, y más industria (donde se produzca, se transforme) se expuso : «fue un gran éxito formarles (a los jóvenes) pero falta conseguir que se queden con nosotros».

Ese es el reto: que elijan Extremadura como su hogar, como el lugar donde desarrollar su proyecto de vida. Se puede, se dan las condiciones para ello.

Salí ilusionada del acto, la verdad, la fatalidad se disolvió con la realidad, Extremadura es tierra de futuro y entre todos lo haremos, estoy convencida.

Nunca he entendido la consideración del pesimismo como algo intelectualmente superior, pero es así, el positivismo, a veces, se relaciona con la frivolidad o la simpleza, quizá sea porque se crea que es producto de la ignorancia, sin embargo, considero que de tener conocimiento de la realidad en profundidad, actuar con positivismo es un ejercicio de generosidad y valentía, y sí mucho más difícil, requiere esfuerzo y debe llevar aparejado la voluntad de transformar lo que no guste o no funcione, en cambio la resignación es mucho más cómoda pero siempre pensaré que la negatividad siempre resta, en todos los sentidos.

Y mientras unos trabajan y piensan el futuro colectivo, otros paquí pallá, ¡qué vergüenza! ¡Qué vergüenza!

 
 
1 Comentario
01

Por pagafiestas 18:17 - 08.02.2019

El informe del Consejo Social y Económico de Extremadura, titulado “Reto Demográfico y Equilibrio Territorial”, tan alabado por la articulista en su línea habitual de cantar las excelencias del gobierno socialista de Vara, dice también que Extremadura perderá entre 20.000 y 40.000 habitantes de aquí a 2030, más los que ha perdido hasta ahora, pero eso no debe decirse según ella. En 36 años de gobierno autonómico, el PSOE ha gobernado en 32 años y el PP en 4 (de 2011 a 2015); sin embargo, ello no es óbice para que esta vocera socialista, en su semanal labor de balancear el botafumeiro de las excelencias de su partido, no pierda la ocasión de afirmar (con redacción mejorada) que Extremadura es la única región que puede decir que no ha cerrado ningún municipio debido a unas políticas socialista claras por la apuesta de nuestros pueblos, dotándolos de servicios, frente al modelo del PP con el cierre de las urgencias rurales, la eliminación total de la gratuidad del transporte escolar y el desmantelamiento poco a poco del mundo rural. Según su peculiar modo de ver las cosas, al PSOE le ha faltado algo tiempo en esos 32 años para conseguir el pleno empleo y desarrollo industrial, y al PP le ha sobrado en 4 años para destruir el mundo rural extremeño. Vaticina que “Extremadura es tierra de futuro”, pero no dice para quién; viene aquí como pintiparada la pintada que apareció en Sevilla tras la llegada de la democracia, que rezaba “Con Franco vivíamos mejor”, y alguien con gracejo andaluz escribió debajo: “Ustedes si”. Termina su perorata propagandística con un ¡qué vergüenza! ¡Qué vergüenza!. Pues eso.