+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La curiosa impertinente

Feminismo selectivo

 

El instituto es un lugar de jóvenes y un pulsómetro magnífico para conocer lo que dice la calle, lo que oyen en casa, su vivir cotidiano. Algunos chicos todavía consideran que en las chicas hay que valorar que sean dulces o cariñosas mientras ellos, con ser leales vale. Y que tanta insistencia en la lucha contra la violencia solo contra la mujer va a tener un efecto rebote porque los adolescentes son rebeldes. He oído a alumnos, entre aplausos de un salón de actos abarrotado, espetar a una experta en la defensa de la igualdad, que es normal controlar el móvil de la novia, porque eso es cariño. Y he oído a otros que combatir la prostitución no les parece bien, porque, al fin y al cabo, es un negocio, vivimos en libertad y no se puede prohibir.

Todos estos jóvenes pararon ayer, lo cual demuestra dos cosas. O que hablan de boquilla y están muy concienciados contra las desigualdades, o que a los chicos de la ESO les encanta perder clase y lo mismo hoy paran contra el machismo y mañana contra el feminazismo, como me dijo entre risas un compañero.

En cualquier caso, el papel de los educadores consiste, aparte de enseñar nuestra materia, en educar en valores. Así que procuramos inculcarles que el feminismo no es una lucha contra los hombres, y que maltratar a la mujer, silenciarla, relegarla solo a las labores consideradas propias de su condición, ocultarla como se ha hecho a lo largo de la historia y aún se hace en muchas partes del mundo, además de una injusticia, es un atraso.

Así que resulta imposible entender esas actitudes o electoralistas o ruines que vociferan consignas de feminismo cañón. Ese feminismo selectivo, patrimonio único de la izquierda, que insulta, con las ministras al frente y Begoña a grito pelado, para el que en las manifestaciones las derechas no pintan nada, el que se abstiene de defender a Arrimadas, el que boicotea a Casado y le hubiera abortado, el que considera un ridículo total el feminismo liberal.

No soy de izquierdas. Seré feminista si quiero. Diré y haré lo que me parezca. Y ni me callarán ni me acomplejarán. 

 
 
1 Comentario
01

Por pagafiestas 10:37 - 10.03.2019

Comparto todo lo que dice. La izquierda tiende a apropiarse de todo lo que pueda beneficiarla, desde los votos, hasta las haciendas de los ciudadanos.