+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Café filosófico

Fin de curso

Proseguir el curso escolar de modo telemático no es una opción

 

Fin de curso -

Víctor Bermúdez Víctor Bermúdez
15/04/2020

Llevamos un mes de confinamiento más otro esperándonos; lapso al que habrá que sumar una vuelta escalonada a la normalidad. Esto quiere decir que, en el mejor de los casos, las escuelas podrían abrirse a finales de mayo o principios de junio, justo cuando, en circunstancias normales, comienza la recta final del curso. ¿Qué se puede hacer entonces para darlo por acabado? Ahí van un par de consideraciones y alguna propuesta.

Lo primero es comprender que proseguir el curso de modo telemático no es una opción. Cuando los profesores escuchamos, atónitos, cómo la Administración, a la vez que cerraba las escuelas, difundía el mensaje de que «todo seguiría igual», pero «por internet», supusimos que no era más que una mentira piadosa para que no cundiera el pánico y ganar algo de tiempo. Pero, tras cuatro semanas de cuarentena, es hora de hablar más claro: ni el curso «ha seguido por internet», ni existe un sistema educativo «on line» que permita hacerlo. Hay, sí, profesores y gestores entusiastas de las nuevas tecnologías, Centros muy implicados en el trabajo con plataformas digitales, alumnos y familias más o menos comprometidas y/o estresadas con el invento, una red más o menos regular de formación, y meritorios esfuerzos por dotar de recursos a alumnos desfavorecidos... Pero todo esto no constituye un sistema educativo público, ni siquiera de «campaña». No ya porque en muchos hogares aún falten medios (equipos, ancho de banda, apoyos, orientación) que garanticen cierto nivel de equidad, ni porque a los docentes les falte por adquirir competencias digitales; es que las Administraciones, desbordadas o bloqueadas, no han tomado realmente ninguna decisión relevante al respecto: ni han establecido protocolos de gestión, ni criterios de actuación docente, ni adaptación de currículos, ni patrones de seguimiento del trabajo en los Centros, ni comités de expertos, ni nada que pudiera sustentar un proyecto viable de fin de curso virtual. Por tanto, seguir y evaluar el curso telemáticamente resultaría, a estas alturas, un completo despropósito.

La segunda consideración, y en línea con lo anterior, es un requerimiento para que esas mismas Administraciones, más allá de delegar en Centros y docentes, tomen, de una vez, las decisiones oportunas. ¿Cuáles? Alternativas hay muchas. Eso sí, dicho lo dicho, todas ellas habrían de pasar por la recuperación de las clases presenciales: desde el plan de continuar el curso a finales de mayo, a la propuesta de reiniciar el curso en septiembre.

Ahora bien, dadas las circunstancias, la opción de recuperar el curso en mayo-junio, o incluso julio, parece difícil (la falta de climatización de los Centros sería aquí un problema añadido), con lo que se debería ir pensando en dar el curso por finalizado –o, al menos, parcialmente aplazado–, sumando la materia que se considere indispensable al curso próximo (mediante una adaptación curricular generalizada) y evaluando lo impartido en este en base a lo logrado en los dos primeros trimestres (más alguna nota positiva en relación con el trabajo durante el confinamiento). En caso de cursos terminales, o alumnos que no pudieran superarlo, se podría habilitar un período excepcional (septiembre y octubre), para finalizar o recuperar presencialmente el trimestre o el curso, retrasando así unas semanas el inicio del nuevo periodo académico. Todo ello sin demérito del apoyo que, durante todo ese tiempo, se pueda proporcionar a alumnos y familias vía telemática, a través de profesores, tutores y orientadores, concentrando especialmente el esfuerzo y los recursos en aquellos alumnos que más lo necesiten –de manera que, tampoco en educación, «se deje a nadie atrás»–.

En todo caso, la Administración ha de decidirse. Y si la suspensión del curso «relaja» a los alumnos (como preocupa a algunos), mejor que mejor. ¿O es que temen que –aún encerrados como están– se desmanden, o que pierdan interés en aprender –en lugar, como es natural, de ganarlo– en caso de eliminar o aplazar unos cuantos exámenes? Supondría una muy pobre reflexión; y una más lamentable concepción aún de lo que significan la educación y el aprendizaje.

*Profesor de Filosofía y miembro del Consejo Escolar de Extremadura.

 
 
2 Comentarios
02

Por Juan Carlos Vila Alonso 9:36 - 15.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Pues no estoy de acuerdo con Víctor Bermudez Torres. Es cierto que las deficiencias del sistema son muchas, muchísimas, y parten precisamente de la rigidez que le caracteriza. Rigidez porque la resistencia y lentitud de la administración viene acompañada de una incredulidad y negatividad extraordinarias por parte del profesorado. Obviamente, como ya apuntas, las generalizaciones son terribles porque dejan atrás a muchos que están (estamos) trabajando incluso más horas) para que esto salga lo mejor posible. Pero no estoy de acuerdo que vaya a ser un desastre como termine este curso si se evalúa a distancia, porque habremos concentrado el problema a este curso, y no lo lanzaremos sobre las espaldas del siguiente, eternizando el "efecto 2020". Prolongar el curso sería una aberración por los problemas que ya indicas por cuestiones climáticas. Pero lo más importante es que dentro de la rigidez este tiempo nos da la oportunidad a la comunidad educativa de explorar en directo las deficiencias y bondades de la educación a distancia, y por tanto de sacar conclusiones de qué cosas podemos adaptar para abrir realmente un espacio no sólo inexplorado, sino ilegal en la actual legislación educativa como es la educación a distancia en las etapas obligatorias (salvedad hecha del desastroso y limitadísimo CIDEAD). Carmen Ibarlucea y yo estamos pendientes de que nos publiquen en breve una artículo que aborda esto y la cuestión de la necesaria "brecha 0"

01

Por vistacorta 8:24 - 15.04.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Cuantos de los escolares no tienen climatizada su casa, el porque no dar las clases el mes julio desde las 8 a 11 de la mañana, que dejando las ventanas toda la noche abiertas seria bastante soportable, y podría ser un parche para recuperar algo del curso.