+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Textamentos

La funeraria de Rubiales

 

Javier Tebas ha propuesto a Luis Rubiales como candidato al Premio Princesa de Asturias de la Concordia. Si el lector no sabe bien quiénes son Tebas y Rubiales, yo se lo explico: presidente de la Liga de Fútbol Profesional el primero y presidente de la Real Federación Española de Fútbol el segundo, son los dos gallos del deporte rey en España, y siempre están a picotazos entre sí para medir sus fuerzas.

A Tebas al menos hay que reconocerle su sentido del humor, porque mezclar «Concordia» con Luis Rubiales es un guiño irónico de alto voltaje. Rubiales –ya habrán hecho memoria– es ese señor calvo que siempre que habla trata de vendernos un crecepelo y que cobra un sueldo de oro por ejecutar entrenadores, a los cuales, por cierto, hay que indemnizar con el dinero del contribuyente. Pasó por la guillotina a Julen Lopetegui dos días antes del comienzo del Mundial por comprometerse con el Real Madrid; fichó con urgencia a Fernando Hierro; contrató a Luis Enrique después del desastre; lo relevó por Robert Moreno cuando el anterior dejó su puesto por causas mayores; y ahora ha electrocutado a Robert Moreno (se lo comunicaron en los vestuarios, después de golear a Rumanía 5-0) para traer de nuevo a Luis Enrique.

Este resumen nos ayudará a hacernos una idea de cómo se las gasta Rubiales, un tipo que mezcla las malas artes con el culto a la personalidad (a Luis Enrique) y que ha convertido a la selección española en una funeraria para entrenadores. Cuatro seleccionadores (o cinco, pues Luis Enrique repite en el cargo) son demasiados para el tiempo que Rubiales lleva desgobernando: año y medio. Está claro que aportar estabilidad no es uno de sus objetivos.

Intrigas, mentiras, traiciones y despilfarro son por ahora los resultados de la gestión de Luis Rubiales. Con semejantes credenciales barrunto que antes o después acabará haciendo una exitosa carrera política.

*Escritor.