+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL FENÓMENO GRETA THUNBERG

La generación que viene a remover conciencias

 

La generación que viene a remover conciencias -

07/12/2019

La súbita aparición mediática de Greta Thunberg tiene un aspecto genuino y verosímil. La adolescente no finge, desde luego, y el periodismo ha hecho de su sinceridad un gran agosto. Es interesante leer a veteranos reporteros deshacerse en elogios hacia la generación que representa la muchacha sueca y que, supuestamente, viene a remover conciencias y a cambiar el mundo. Nada que objetar. Es misión de la juventud, siempre ha sido así, señalar lo que va mal y todo aquello que le suponga una barrera para el desarrollo de su proyecto vital.

Más allá de las lágrimas derramadas y la furia grabada en su rostro, el discurso de Greta no es singular. Tiene antecedentes que van desde Meister Eckhart, en el siglo XIII, a Rousseau, a los románticos, a Delibes, a Toynbee, a Marcuse y a los partidos verdes. Lo que es realmente singular es el panorama catastrófico que anuncia el cambio climático que no tiene precedentes, ya que ha sido necesaria una maquinización masiva de nuestra cultura y una dependencia energética a la que no se le ve límite alguno para dañar gravemente nuestro entorno.

La credibilidad que aún deben ganarse Greta y los adolescentes y millennials no la obtendrán de sus apariciones mediáticas ni sus discursos rabiosos. Sí la conseguirían filmando un video de pocos minutos en el que tiraran a la papelera sus teléfonos supuestamente inteligentes, rompieran una tarjeta de embarque en mil pedazos y, por último, orinaran en las escaleras que conducen al hall de Wall Street. Le sugiero a Greta que redacte la Declaración de los Deberes Humanos. No hay que engañarse, no nos enfrentamos a una emergencia climática sino a una emergencia cultural.