+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ENCERADO Y CLARIÓN

“IVA” yo de peregrina

 

Saturnino Acosta Saturnino Acosta
22/10/2020

Disculpen la falta de ortografía, este iba, de la sevillana de María del Monte, se escribe con b, por ahora, pues vaya usted a saber si la próxima generación, como sigamos así,  sabrá escribir más allá del autocorrector de su smartphone, que tendrá el mismo IVA que las matemáticas aplicadas de segundo de Bachillerato, si se cumple finalmente lo anunciado por el Gobierno, de la supuesta subida del IVA, total, alguno o alguna ha llegado más lejos con su twitter que con sus libros.

Y a ritmo de  sevillana, de “peregrina” se puede tildar la idea de subir el IVA de los libros de texto. En primer lugar por lo que significa en sí mismo gravar la educación obligatoria como un artículo de lujo cuando precisamente debiera ser gratuita al ciento por ciento por ser un derecho fundamental. Se ve que nuestros amigos del Gobierno no han entendido bien la diferencia entre los derechos de unos y las obligaciones de otros. En segundo lugar, porque rompe el principio de igualdad de oportunidades, principio básico e irrenunciable de la enseñanza pública, al encarecer aún más la enseñanza y por tanto restringir el acceso a las clases más necesitadas en detrimento del resto.

Y en tercer lugar porque vamos dando pasitos “pá tras” hasta retrotraernos cien años en la historia de la escuela pública, cuando la educación era un lujo al alcance de las clases adineradas. Alguno en su defensa dirá que muchos libros son gratuitos, perfecto, para quiénes y para cuántos, y para cuánto tiempo, con una reforma legislativa a las puertas.

No es menos cierto que si ya no se puede repetir ni el chorizo, cuanto menos requisitos académicos se exija a nuestros alumnos en nuestros centros escolares, menos libros les harán falta, como también no es menos cierto, que cuanto más ignorante seamos, con más criterio y pensamiento crítico entenderemos los BOE, los Estado de Alarma, los confinamientos perimetrales, el IVA de las mascarillas, las sentencias judiciales, la ley del sistema electoral D´hont, etcétera, ¿o era al revés?, es que últimamente, uno ya ni sabe de qué lado está, si a la izquierda,  a la derecha, arriba o abajo.

Favorecemos la estulticia y encarecemos la formación, rebajamos los requisitos para la docencia y recortamos las plantillas, desoímos a la comunidad educativa pero pedimos los aplausos en los balcones, pedimos navidades a seis pero aulas a veintitrés. Parece mentira que estudiar cada vez cueste más en vez de costar menos y encima sea un gobierno autoproclamado “popular” quien lo haga.

En fin, más que sevillanas, esto parece el pasodoble de una chirigota, donde la peregrina no iba, viene, y además con V mayúscula.