+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

Laicismo y Semana Santa

El Estado ha de reflejar de forma proporcional la pluralidad ideológica de la sociedad

 

Laicismo y Semana Santa -

Víctor Bermúdez Víctor Bermúdez
04/04/2018

Han de asistir los representantes públicos a las procesiones religiosas de Semana Santa? ¿Han de participar en ellas miembros y autoridades del Ejército? ¿Está bien que la enseña nacional ondee a media asta en edificios públicos en señal de duelo por la muerte de Jesucristo? ¿Es justo gastar fondos públicos para conmemorar –en un país aconfesional– algo que, en teoría, solo incumbe a creyentes?

Algunas de estas preguntas son fáciles de responder. ¿Se debe gastar el dinero de todos y cerrar calles y comercios para celebrar una fiesta religiosa? Si esa fiesta es de interés público (es decir: interesa a una porción significativa de la población) la respuesta es sí. De hecho, contribuimos a costear y organizar celebraciones (deportivas, culturales, gremiales, nacional-folklóricas, lúdicas...) que incumben a grupos sociales mucho menos numerosos. El argumento de que el Estado es aconfesional no vale: tampoco el Estado se compromete con ningún deporte o género, y no por eso deja de subvencionar Olimpiadas o de participar en la celebración del Día del Orgullo Gay.

El argumento de la aconfesionalidad del Estado podría ser válido para responder a otras cuestiones, como la de si políticos, militares y otros representantes o símbolos de la nación han de estar presentes en procesiones religiosas. En este caso el argumento admite dos desarrollos. Por el primero se supone que el Estado ha de mantener la mayor neutralidad ideológica posible, y que toda manifestación de ideas, creencias, gustos, etc., ha de confinarse al ámbito privado. Esta posición liberal es la que diríamos que –paradójicamente– comparte el laicismo de izquierdas si no fuera porque se les ve el plumero anticlerical (lo único que realmente desean confinar al ámbito privado es la religión, no el resto de manifestaciones ideológicas o culturales). El otro desarrollo del argumento es el que afirma que el Estado, «sin casarse con nadie», ha de reflejar en sus símbolos, y de forma proporcional, la pluralidad ideológica de la sociedad a la que representa. A mi juicio, esta última es la posición correcta. Y me explico.

La aconfesionalidad, o incluso el laicismo, designan la exigencia de separar los poderes de la Iglesia y el Estado en el orden político, pero no necesariamente extirpar la religión (ni ningún otro sistema de creencias) de la totalidad de la esfera pública o institucional.

De entrada, la idea de separar lo público del ámbito privado de las creencias es una abstracción inoperante. Lo público (las leyes, las instituciones, los valores comunes...) nunca se funda en una «esfera de universalidades» moral e ideológicamente aséptica (no existe tal cosa), sino en un sistema preponderante de creencias e ideales, bien impuesto por unos pocos (como en los regímenes despóticos), o bien resultante de una gestión democrática de los intereses e ideales de todos.

Es difícil aceptar, en este sentido, que las instituciones tengan que mantenerse en un (imposible) plano neutral. Una cosa es que la Corona, el Ejército o la Escuela pública (por ejemplo) no manifiesten su preferencia por determinadas opciones políticas, ideológicas o religiosas, y otra, muy distinta, que no representen, de modo equilibrado, la pluralidad de valores e ideales de los ciudadanos a los que gobiernan, protegen o educan.

¿Han de asistir, entonces, los políticos a procesiones religiosas? Por supuesto que sí, como a todos los eventos que sean de interés público. Al fin y al cabo los políticos (y los símbolos del Estado) representan la voluntad soberana de los ciudadanos, y esta voluntad (incluyendo sus decisiones políticas) es inseparable del conjunto de sus intereses, creencias, valores e ideales, incluyendo los religiosos. Quien representa esa voluntad ha de representar también lo que la sostiene e informa. Otro asunto es que lo haga de forma equilibrada. Y aquí sí caben las críticas. Identificar a las instituciones única y exclusivamente con las creencias de una parte de la población (como ocurre en la connivencia –aún– entre muchas instituciones –como el Ejército– y la Iglesia católica) es inadmisible. El Estado tiene que representarnos, de manera proporcionada, a todos.

   
2 Comentarios
02

Por meslier2011 18:56 - 04.04.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

“Un sistema preponderante de creencias e ideales resultante de una gestión democrática de los intereses e ideales de todos.” Bonita frase. Lo que sucede es que esto no es así: el Estado español está casado y bien casado con la Iglesia y el sistema que soporta el españolito es el producto de un adoctrinamiento forzado desde la más tierna infancia. Es decir, de una dictadura encubierta, con la eficacia de todo condicionamiento de las mentes. Al autor se le ve el plumero conservador, cuando no se cuestiona ciertas instituciones –como la corona- que no han sido elegidas democráticamente, sino impuestas por los continuadores de la dictadura franquista que siguieron mandando en la transición y la semi-democracia heredada del 78. O la Iglesia, que procede de un fraude histórico totalmente ignorado en España. O todo el mito de la Redención sobre el que se sustenta la Semana Santa. Lo que sí queda claro es que el negocio sigue siendo rentable, por lo que sobra tratar de justificarlo.

01

Por Infraestructuras 12:26 - 04.04.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Estamos de acuerdo si separamos la Semana Santa, de la religión. Es decir, si la Semana Santa, la vemos como un evento que da dinero a Cáceres, sí es de interés público. Si la Semana Santa, la vemos como un resumen del comecocos de la religión, entonces no es de interés público, porque la religión margina a la mujer, a los homosexuales, a aquellos que no quieren procrear y sólo ven el sexo por el sexo, etc, y un representante del interés público, no puede estar de acuerdo con esto. La religión debe relegarse al ámbito privado.