+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Una legislatura llena de incógnitas

 

Hoy se constituyen las Cortes después de la repetición de las elecciones, pero el inicio de la legislatura está rodeado de incógnitas. La primera es la propia composición de las Mesas del Congreso y del Senado; la segunda se refiere a la viabilidad de la investidura de Pedro Sánchez, el único candidato posible, como presidente del Gobierno, y la tercera concierne a la estabilidad parlamentaria y la gobernabilidad en caso de que el PSOE y Unidas Podemos (UP) logren formar Gobierno.

Un día antes de la apertura de la legislatura, lo único seguro es que la izquierda (PSOE y UP) tendrá mayoría en la Mesa del Congreso, en cuya presidencia repetirá Meritxell Batet, pero se desconoce si Vox formará parte del órgano de gobierno de la Cámara. Lo más probable es que así sea, gracias a los votos del PP. Es discutible si para contener a la extrema derecha es aconsejable o no un cordón sanitario, pero lo que no es de recibo, como acaba de afirmar Pablo Casado, es defender los cordones sanitarios para «los herederos de ETA» y los independentistas y no hacerlo para Vox. En el Senado, el federalista Manuel Cruz será sustituido en la presidencia por la jueza experta en violencia machista Pilar Llop, una decisión que significa un retroceso para la presencia del PSC en los poderes del Estado.

El mismo día en que se constituyen las Cortes, el PSOE y ERC celebrarán la segunda reunión sobre la investidura. Esquerra no tiene ninguna prisa por alcanzar un acuerdo, al contrario que el PSOE, porque prima un buen acuerdo a un acuerdo rápido. Pero, si la voluntad de llegar a un pacto existe, no parece que la mejor manera sea plantear todo el contenido de la negociación sobre «el conflicto político» antes de la investidura porque si no hay Gobierno tampoco habrá acuerdo. Es mucho más razonable la posición del exdiputado Joan Tardà, que es partidario de investir primero a Sánchez y continuar negociando después.

La investidura y la formación de Gobierno no pueden demorarse excesivamente porque lo verdaderamente importante es garantizar la gobernabilidad con un acuerdo sobre los Presupuestos para afrontar los retos de la legislatura: situación económica, políticas sociales e inmigración, además de la cuestión catalana. En cuanto a la economía, todo indica que UP ha pasado de criticar en la campaña electoral a Nadia Calviño a aceptar una continuidad de la política llevada a cabo por la que será vicepresidenta económica con el objetivo de respetar las exigencias de la UE en déficit y deuda ante la desaceleración económica que ya nadie niega.

Pero eso no debe impedir que la prioridad, como viene afirmando Pedro Sánchez, sea reparar los destrozos sociales causados por la política del PP. Es imprescindible también alcanzar un pacto sobre el futuro de las pensiones para no poner en peligro el sistema, diseñar una política sobre la inmigración que regule los flujos de entrada pero respete al mismo tiempo los derechos de los recién llegados, y adoptar medidas efectivas para la lucha contra el cambio climático en la línea de las que se discuten en la conferencia que se abrió ayer en Madrid.