+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Textamentos

Leyes que favorecen la ilegalidad

 

Hola, vecinos. Llevo en el barrio toda la vida, más de 50 años, y nunca he tenido miedo de nada… hasta ahora. Han robado la vida de mis padres. Una okupa se ha metido en casa de mi madre y mi hermana, que tiene el síndrome de Down».

Así comienza la queja de una mujer en un grupo de Facebook, un grupo en el que los vecinos de un barrio madrileño cualquiera (concretamente, el mío) comparten sus dudas, inquietudes y alegrías. La idea es ayudarse unos a otros, bien sea para encontrar una tintorería o una librería de segunda mano, o para intentar solucionar problemas.

Y ahí tenemos a esta mujer, que se llama Sagrario, buscando en un foro de Internet la ayuda que no le han dado ni la policía ni el sistema judicial a la hora de recuperar su vivienda familiar.

Su caso no es aislado. Muy al contrario, cada vez es más habitual que los amigos de lo ajeno asalten las casas de quienes con tanto esfuerzo han conseguido comprar una. Son tiempos propicios para el ‘okupamiento’ en este país ingobernado e ingobernable donde la defensa de la propiedad puede llegar a convertirse en un dolor de muelas.

Sagrario pide ayudea la desesperada en forma de firmas, concentraciones, difusión en los medios... La cruda realidad –algo que ya le han transmitido varios miembros del foro– es que la solución pasa por contratar a una empresa de fornidos trabajadores que hagan salir a los okupas por las buenas o por las malas.

Volvemos, pues, al Lejano Oeste: cuando no hay una ley que proteja al ciudadano, hay que buscarse atajos. Lo malo es que los okupas abandonan –en el mejor de los casos– una vivienda para meterse en otra. La ley –valga la paradoja– ampara a los desalmados que se saltan la ley.

Les deseo mucha suerte a Sagrario, su madre y esa hermana con el síndrome de Down. La van a necesitar en un país como este cuyas leyes laxas benefician la ocupación ilegal y desprotegen a los propietarios.

* Escritor