+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Jueves sociales

Lo mejor de cada casa

 

Entre competencia y competencia, rúbrica, papeleo, burocracia, reuniones inútiles para decidir cuándo reunirse, y tiro porque me toca, a la mayoría de los profesores se les hizo creer que era secundario para qué nos habían contratado, qué función teníamos que desempeñar. No hablo de vocación, esa palabra tan puntiaguda que lo mismo vale para justificar una excursión que muy poca gente valora, salvo tu familia, a la que dejas sin atención los mismos días que dedicas a atender a los hijos de otros, como para echarle horas por la tarde al grupo de teatro, o acompañarles a actividades extraescolares que muchos siguen considerando algo prescindible, como si ver Luces de bohemia representado por una compañía medio decente no diera cien mil vueltas a una clase magistral y apolillada.

Tampoco ayudó mucho que las reformas educativas se sucedieran en cascada, a golpe de talonario y ocurrencia, y que tan pronto llenaran las aulas de ordenadores como las vaciaran, atendiendo más a los espacios y a los tiempos que a las personas, como si profesores y alumnos fuéramos figuritas de playmobil en un escenario idílico. Para sorpresa de pedagogos enloquecidos y políticos desorientados, la educación no va a mejor, sino al contrario, quizá porque se olvidaron de qué era esto de dar clase y con qué material trabajábamos. Vuelvo a repetir, no hablo de vocación, sino de humanidad, no de humanidades, tema que daría para otras cien columnas. Hablo de que los profesores y maestros deberían ser los mejores de su promoción, los únicos, los irrepetibles. No me refiero solo a notas y conocimientos, que también, sino a actitud, a esa forma de entrar en el aula o de empezar septiembre con el cosquilleo en el estómago de los nervios del primer día, aunque lleves ya veinticinco años trabajando. Hablo de personas que forman a personas, de rectitud pero también de bondad, de saber echar una mano a tiempo y no utilizar el poder de una tarima inexistente para llenar la clase de fronteras. Para eso hay que valer, claro, pero también se aprende.

Para ser profesor hay que dejar la prepotencia a un lado, acordarse de lo que era el agobio de los exámenes, no puntuar cada décima como quien se regodea descuartizando un pollo. Ponerse en el lugar de los alumnos, eso tan difícil cuando tienes treinta o más por clase, y todos chillan o no atienden o piensan que lo que explicas no merece la pena. De eso deberían tratar todos los borradores de las próximas reformas. De buscar buenos educadores, de formarlos, de incentivar a los que se esfuerzan, de animar a los que se quedan atrás. También deberían tratar de los alumnos, la otra parte. De luchar contra el abandono escolar creando puentes entre los itinerarios, de educarlos en el respeto a la educación y en el honor de ocupar una plaza que pagamos todos con nuestros impuestos y que le servirá para crecer como persona. De todo eso. No de rúbricas, competencias, diagnósticos…como si la educación fuera un ente enfermo. Lo parece, pero no lo es, y su cura no está ni en los despachos ni en los informes de quienes nunca se acercaron a un aula, sino en las manos de quienes de un lado u otro cruzamos todos los días el dintel luchando contra el desánimo.

*Profesora y escritora.

 
 
3 Comentarios
03

Por mencigüela 15:20 - 21.11.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Cómo siempre, totalmente de acuerdo, sin embargo las oposiciones sirven en este país hasta para...todo. Debe de haber un método de selección, no digo que este sea el mejor pero debe existir, no hay otro mejor de momento.

02

Por Catovina 9:48 - 21.11.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Nada de lo que tan bien detallas en tu columna, querida Pilar, se valora o evalúa en esta forma tan medieval que tenemos de oposiciones para entrar en la docencia. Más bien, cuán bien vomitas el contenido de unos temas que pueden, o no, tener que ver con lo que se impartirá más tarde en una clase. Descartado queda, por supuesto, el pensamiento crítico o la capacidad de empatía que tanta falta hace en esta nuestra profesión. Debe ser de los pocos oficios, el de la docencia, donde para poder ejercerla no se evalúa cómo ejercerla. Más el contenido que el continente... Así nos va.

01

Por Donjo 9:37 - 21.11.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Esclarecedora columna. Totalmente de acuerdo. Ojalá lo leyeran los pedagogos de salón y actuaran en consecuencia!