+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La chorrera

La naranja ya no engorda

La puntilla contra el ascenso de Cs ha sido la aparición del fenómeno en principio exitoso de Vox

 

La naranja ya no engorda -

José L. Aroca José L. Aroca
03/03/2019

Hace una semana veía la luz, en ‘El Mundo’, la primera encuesta que acusa un cierto agotamiento de Ciudadanos en su ascenso electoral, en una premonición de paralelismo con lo que en 2017 le pasó a Podemos. Dos de los tres nuevos partidos, que se vieron en el caso de los morados en la reedición de aquel sueño de Julio Anguita del sorpasso al PSOE desde su Izquierda Unida, que entre otras cosas le llevó a practicar en algunos territorios una coincidencia de intereses tácticos con el PP que acabó, y ha ocurrido dos veces en nuestra Comunidad, con la desaparición de IU en el hemiciclo de la Asamblea de Extremadura.

Es la ansiedad, la falta de paciencia, la creencia en ese nuevo liderazgo ideológico en la izquierda, la que llevó a Pablo Iglesias a darse un batacazo desde que vetó y votó contra un gobierno nacional PSOE-Ciudadanos en el que le ofrecieron estar, o le trataba de montar a Pedro Sánchez un gabinete con él de vicepresidente y los servicios de inteligencia y la televisión en sus manos, como un moderno golpe de mano de apariencia ligera pero efectos sólidos.

Ese sorpasso en el que murió Anguita, el fracaso en ello, es el que frenó en seco a Podemos junto a otras cuestiones como el chalé de Galapagar o las continuas fragmentaciones internas, y Ciudadanos en los últimos meses ha sido la repetición de la presunta sustitución de un ‘viejo’ partido, PP, por otro acorde con los tiempos como es el de Albert Rivera.

Como se viene señalando en un enfoque que comparto, la puntilla contra el ascenso de Ciudadanos ha sido la aparición del fenómeno en principio exitoso de Vox, y un pánico de Rivera y los suyos a un vuelco electoral de derecha radical que les dejara medio en cueros, lo que les hace abandonar en gran medida el caladero que les ha aupado hasta ahora, un centro o centroderecha más presentable, nutrido entre otras corrientes de voto de la procedente del PSOE por una presunta deriva izquierdista de la que se acusa a Sánchez.

Esa primera encuesta en ese sentido de ‘El Mundo’ anota un frenazo de Cs y descenso de escaños cara a las elecciones generales frente a las expectativas de un par de meses antes, al bajar de 66-70 escaños a 54-58; además un Unidos Podemos retrocediendo, el fin de la sangría en PP, y un ligero crecimiento de Vox. Todo ello observado desde arriba por un PSOE de Pedro Sánchez que pescaría 30 escaños más hasta los 110-114.

En Extremadura se viene apuntando respecto a las elecciones autonómicas de 2015 un cierto derrumbe de la izquierda a la izquierda del PSOE de Vara, que le haría un roto porque de ninguna manera podría sumarse la mayoría de gobierno de 33 diputados que entonces se dio, para una Junta de Extremadura a la que se invitó entrar a los morados pero no quisieron, y ahora sí han dicho que estarían dispuestos.

Pero esta vez Podemos e IU van juntos y esa suma posiblemente evite una cierta caída de la representación de esa opción ideológica en la Asamblea, e incluso algún vaticinio electoral apunta una subida de seis a siete. Aunque no fuera así, una caída previsible del PSOE en tres-cuatro escaños, de 30 a 27 o 26, y un umbral de 5 en Unidos Podemos, les situaría cerca de una mayoría que sin embargo es muy segura en una alianza PSOE-Ciudadanos, pionera en España.

Vox, la extrema derecha, entrará en la Asamblea, pero seguramente con menos fuerza que en otros territorios, entre otras cosas porque la posición digamos españolista del partido dominante habitual, el PSOE, ha sido y es, tanto con Rodríguez Ibarra como con Fernández Vara, ampliamente conocida y apoyada; y ese es el factor, junto a la inmigración que sí sería importante su efecto en las elecciones municipales en localidades como Almendralejo, que se concluye como impulsor de los verdes casi fosforito.

Decir también, respecto a Unidos Podemos, que esta vez contará con mejor candidata a la Junta, Irene de Miguel, aunque otra cosa será para los morados en las municipales donde Podemos presenta 29 candidaturas (15 de ellas en coalición con IU) y evidencia una insuficiencia de su red territorial, frente a la de sus socios principales, IU, que optará en 180 localidades.

*Periodista.