+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La Trastienda

Náuseas y baronías

 

Náuseas y baronías -

Para mí que Sánchez no es del PSOE. O al menos del PSOE de siempre, del de toda la vida. Porque llegados a este punto cabe preguntarse si hay más de un PSOE: uno el que se siente cómodo con Podemos y otro al que le entra urticaria. El problema es que Sánchez ganó las primarias, mandó a Susana y a los Susanistas a su casa y encima ganó una moción de censura y unas elecciones. A ver quién le tose. Pero los vaivenes del gobierno de coalición, con el protagonismo exacerbado del vicepresidente Pablo Iglesias, no gustan a un amplio sector del partido; y menos cuando sale a presumir de que Bildu va a apoyar los Presupuestos con toda clase de vítores y parabienes. Buena parte de la militancia se revuelve en sus asientos y echa pestes del destino cruel de tener que ver a todo un señor PSOE pasar por este trance. Porque los herederos de los pistoleros, ahora revestidos de demócratas, no pueden ser compañeros de viaje de los socialistas; cómo lo van a ser si han sufrido en sus carnes la lacra del terrorismo. Un trágala así cuesta digerir para quien haya tenido que enterrar a compañeros de partido. Y no es españolismo rancio y anticuado como dirían algunos, es cuestión de principios, de esos que marcan una personalidad y no se cambian aunque vengan mal dadas unas elecciones.

El acuerdo con Bildu ha abierto una brecha entre la dirección del partido y las baronías, feudos por antonomasia del PSOE. En Moncloa no se han visto sorprendidos por las reacciones de Lamban o de Page, desde siempre incómodos con Sánchez, pero sí por la de Vara. El presidente extremeño, en otra etapa alineado con el bando Susanista, ha respondido ante Sánchez con lealtad y disciplina excelsas. Ello le ha generado algún que otro ataque de la oposición al haber entrado en contradicciones, pero ha seguido firme en su seguidismo del que lleva el bastón de mando del partido. Pero esta vez ha sido claro: el pacto con Bildu le produce náuseas. Aunque no ha atacado a su partido porque ha hablado de «fracaso de país» y no del PSOE para limpiar las penas en pañuelos ajenos, es obvio que ha torpedeado la línea de flotación del Ejecutivo justo desde el flanco más inesperado. Este cambio de guión ha sido respaldado después por el presidente asturiano, Adrián Barbón, sanchista inequívoco, quien ha dicho sin tapujos que no es plato de gusto un acuerdo con los aberzales, pero las palabras de Vara han abierto una espita que puede convertirse en grieta cuyo final está por saber.

El quid de la cuestión lo ha manifestado Paje, que Podemos marca la agenda y parece arrastrar al PSOE a una esquina del tablero que está muy fuera del sitio habitual de las grandes mayorías del PSOE. Sin embargo, quien más gana aquí no es Podemos sino Bildu, de repente convertido en agente activo con capacidad de influir, un papel blanqueador que no gusta a la mayoría de los españoles. Lo peor es que se podía haber evitado. Esta vez sí había alternativa con Ciudadanos. La cuestión es por qué Podemos (y con él Sánchez y su gobierno), prefieren la senda aberzale antes que la de Arrimadas, máxime cuando Bildu ya ha dejado claro que lo que busca es «influir en la gobernabilidad del país para derruir nuestro sistema democrático». Menuda declaración.

Pasará el tiempo y con la estrategia lanzada por Moncloa de que son preferibles los votos que las bombas o que el PP también pactó con los batasunos, esperarán a que pase la tormenta y escampe. Pero una cosa está clara y es que se abren dos facciones dentro del PSOE: los que piensan que Podemos es una solución de continuidad en futuras elecciones y aquellos otros que sostienen que hay que ir preparando una alternativa antes de que acaben con ellos. 

 
 
3 Comentarios
03

Por LUGANI 21:56 - 15.11.2020

Haciendo abstracción de la visualización inoportuna y repetitiva de los dos barones ("susanistas" como se remarca en esta 'trastienda'), en el caso del extremeño, reafirma la duda que el en psoe a nivel nacional tienen sobre su pasado como militante de AP que fué el gen del PP....

02

Por santo53 14:41 - 15.11.2020

Por mal que nos parezca y por mucho asco que nos produzca, no olvidemos que todo lo que está aconteciendo desde la moción de censura a Rajoy, que llevó a Sánchez a la presidencia del gobierno hasta hoy, no deja de ser el proyecto que le costó la Secretaría General del PSOE, allá por el 2016. Que posteriormente revalidó en las elecciones a la Secretaria General del partido ganando a Susana Díaz y Paxti López y que hoy por hoy viene ejecutando sistemáticamente desde que logrará la presidencia del gobierno mediante pactos y cesiones a los independentista (ERC, PNV, BNG) y ahora para los Presupuestos con EHBildu, prefiriéndolo a un partido constitucionalista como C’s. El actual PSOE de Pedro Sánchez, a puesto a España en manos de los enemigos de la misma (independentistas, anti sistemas, populistas bolivarianos y filo etarras). Esto es increíble e irracional desde cualquier punto de vista que se mire, y las consecuencias, más pronto que tarde las pagaremos todos. Y al PSOE de siempre, a los barones (que se dejen de nauseas), a la militancia responsable; que se movilicen y que pongan a éste Pedro Sánchez (mentiroso, tráilero, obsesionado con el poder) en el lugar que el partido quiera estar y si lo que quieren es esto, pues que lo digan públicamente, porque los militantes no son los que consiguen los 120 escaños que Pedro Sánchez saco en las últimas elecciones.

01

Por Antonio Gutierro Calvo 11:26 - 15.11.2020

Los pactos con Bildu, en Euskadi y Navarra, en ayuntamientos, en el parlamento vasco, en diputaciones vienen de muy lejos, no son de ahora. Una cosa es pactar temas cotidianos que afectan al común de los mortales y que son inevitables y otra hacer pactos con concesiones políticas de cierta enjundia. Acordar en una determinada población o en una determinada administración una política determinada de vivienda, pongamos por ejemplo, no tiene nada que ver con otras cuestiones de la simbología identitaria y totalitaria de HB. Lo dice quien no quiere ver a HB ni en pintura porque sabe perfectamente de qué van estos.