+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Es decir

No piropees, animal

 

Daniel Salgado Daniel Salgado
23/01/2018

Considerar el piropo una forma de violencia machista, como lo considera la Junta de Andalucía, es denigrante para quien sufre realmente la violencia machista, sea psicológica o física (suelen ir unidas). Y el problema quizás está en que ya se considera violencia machista cualquier gesto, incluso si es amable, cualquier elogio, incluso si es de agradecimiento, o cualquier insinuación, incluso si es franca. Y no. La verdadera violencia machista es el maltrato, que es el que causa daño moral o físico (moral y físico), pero no la procacidad bravucona o el silbido del afásico intelectual o incluso el roce involuntario. (Hablando de roces, y por amenizar la lectura, sería interesante saber qué opina la Junta de aquello de Mae West a Cary Grant: «¿Llevas un revólver en el bolsillo o es que te alegras de verme?».)

Lo cual no significa que uno esté de acuerdo con el piropo, claro, pero por motivos --el mal gusto, la zafiedad, etc.-- que nada tienen que ver con la campaña ‘No seas animal’, en la que aparece el hombre-gallito, por ejemplo, que es el que piropea a voces y desde lejos, o el hombre-cerdo, que es el que piropea ordinarieces. Pero no solo el que piropea. La Junta incluye en su campaña al hombre-búho, por mirón, o al hombre-pulpo, bien se sabe por qué. Se trata de proteger a la mujer denunciando «actitudes que están socialmente aceptadas». ¿Socialmente aceptadas? Nadie niega que esas actitudes existan, pero son actitudes que repugnan a cualquier hombre (y cualquier hombre significa la mayoría de hombres).

Más aún: no pueden considerarse violencia machista. Y bastaría con preguntárselo a quien sufre o ha sufrido esa violencia, que consideraría un agravio la banalización del maltrato. Porque un piropo, por ejemplo, puede desagradar, molestar o incluso ofender, pero la violencia machista no es comparable con la molestia, el desagrado o la ofensa de un piropo. La razón es obvia: incluso el piropo más soez no tiene las mismas consecuencias que la violencia machista, siquiera porque el piropo no deja víctimas. O sí: víctimas del malestar o del asco, pero no víctimas muertas, por decirlo pronto.

Buscar tiempo en otra localidad

   
2 Comentarios
02

Por Alder 9:13 - 23.01.2018

Resulta aterrador que hayan transcurrido más de 13 años desde que Zapatero y el feminismo rompieron el principio de igualdad ante la ley de hombres y mujeres.Y más aterrador resulta que vayamos a entrar en un pacto de Estado contra el varón con los mismos errores multiplicados.En 2017 según Actuall,9 hombres fueron asesinados por mujeres, nadie condenó,nadie los nombró. En concreto en Madrigalejo la mujer, tras matarlo,presuntamente quiso echar el cuerpo a los cerdos, después le prendió fuego y fue sorprendida infraganti. Se puede comprobar en Internet. Hay mujeres malísimas exactamente igual que hombres.Si una sola muerte es intolerable porque 9 no importan lo más mínimo solo porque son de sexo varón. Esto no tiene lógica ni es de justicia y muchísimo menos de igualdad. Una ley justa indistintamente del número de casos debe proteger a mujeres hombres ancian@s blanc@s negr@s a todas las personas por igual. Así se conciencia y educa en igualdad, pero no con injusticia y discriminación

01

Por Alder 8:51 - 23.01.2018

No he visto a nadie agobiando con piropos actualmente. Ese supuesto machismo y patriarcado que criminaliza al varón heterosexual no representa ninguna plaga en nuestra España actual.Es querer imponer ideologías de género,vulnerando los derechos fundamentales del hombre,un ataque sin precedentes contra la igualdad la justicia y la familia, abanderando los casos de violencia contra la mujer y ocultando cuando es al revés.Hay mujeres igualmente malas que hombres, la violencia y la maldad no tiene género y en maltrato psicológico seguro hay muchísimos más hombres maltratados que mujeres pues la propia ley y la amenaza de la denuncia supone un enorme maltrato para él.Esto no es igualdad.Son leyes inquisitorias. Muchísimos hombres son desposeídos de sus hijos, sus bienes,su vida,su trabajo,su dignidad.La mujer solo tiene que decir maltrato,para expulsarlo de su casa, prohibirle ver a sus hijos, humillarlo maltratarlo,cuánto le plazca, pues todos los hombres son culpables en la ley.