+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La mirilla

Ofendiditas

 

Marian Rosado Marian Rosado
03/03/2019

Esta semana escribí una historia sobre la violencia de género en Brasil. Según un estudio del Foro Brasileño de Seguridad Pública y ‘Datafolha’ más de 500 mujeres son víctimas de violencia física cada hora. Más de 16 millones de mujeres sufrieron algún tipo de violencia en el país sudamericano en 2018. Y esto contando sólo a las mayores de 16 años.

En España, teniendo en cuenta la diferencia de población, las cifras tampoco son desdeñables. Cada mes se registran unas 500 denuncias por violencia de género. Una mujer es violada cada ocho horas. Y estos son datos de las que se atreven a hablar.

La violencia contra las mujeres es una lacra mundial. Una pandemia reconocida por las Naciones Unidas. Desde niñas violadas que son obligadas a ser madres hasta otras que directamente son forzadas a contraer matrimonio con algún señor que podría ser su abuelo. Las mujeres que sufren violencia física, psicológica, discriminación, maltrato, desdén, miedo.

Pero no. La violencia de género no existe. Eso dice ‘HazteOír’. Servidora siempre trata de ser respetuosa y tolerante. Pero la última iniciativa de este grupo ultracatólico es simplemente miserable.

Era difícil superar la mezquindad de aquel autobús en el que ponían en la diana a los niños y niñas trans. Pues ahora han logrado, como mínimo, ponerse a la altura. O mejor dicho a la bajeza.

La asociación ha fletado un autobús con el lema «No es violencia de género, es violencia doméstica». Para rematar un #StopFeminazis --que no falte la etiqueta para redes sociales, pues esta gente es antigua de pensamiento pero moderna de acción-- y el bonus de una imagen de Hitler.

El vehículo es una ofensa obviamente hacia las mujeres. Pero también hacia judíos, gitanos, personas LGTBI y todo grupo que sufriera el Holocausto.

Pero está claro que esta gente no respeta nada ni nadie, salvo las sotanas. Lo que pasa es que saben que hay una lucha y no se quieren caer de su púlpito. Saben que el próximo viernes millones de mujeres saldremos a las calles en España y en todo el mundo para reclamar por nuestros derechos y nuestra dignidad. Contra el fin de sus privilegios que se basan en la opresión del otro. Por eso sacan toda su artillería. Nosotras también lo haremos. Y, antes o después, se va a caer.

*Periodista.

 
 
1 Comentario
01

Por tony manero 8:07 - 03.03.2019

Hazteoir tiene razón. El problema es que el lobby feminazi tiene poder y medios, y cuenta encima con un número importante acomplejados y avergonzados, por ser hombres. Los llamado manginas. ¿Por qué no se puede ampliar la violencia doméstica a todos los miembros de una familia? Nadie dice que se quiten las ayudas a las mujeres maltratadas, sino que se amplíen las ayudas a todos los miembros maltratados. Pero claro, las feminazis tenéis que seguir chupando de las subvenciones. Un modo de vida muy cómodo.