+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Calle libre

Otoño Mágico

 

Somos Cultura, decía recientemente Nuria Flores, consejera de Cultura, Turismo y Deportes en una comparecencia en la Asamblea de Extremadura. Tiene razón, no bastan ya únicamente los consolidados eventos que, sumando décadas a sus espaldas, enriquecen y gratifican nuestras vidas. El último ejemplo lo estamos observando estos días en el valle del Ambroz. El viernes, 25 de octubre, se inauguró en La Garganta, un bellísimo pueblo en las zonas altas de la región, el denominado ‘Otoño Mágico’. Dos conceptos que unidos impulsan el deseo de disfrutar. Una programación muy completa en la que, estamos completamente seguros, miles de visitantes descubrirán, y a la vez servirán de embajadores, una Extremadura magnífica, excelente, sorprendente y sobre todo, muy distinta, de la imagen que se habían (les habían) forjado desde tiempos inmemoriales. El ejemplo de La Garganta es paradigmático. Frente al inicio del frío, con las humedades de angostas carreteras y senderos, aupados por la visión prístina de unos paisajes de arrebatador encanto, se llenó un espacio dispuesto a compartir unas horas de agradable convivencia: alcaldes, diputados, gentes de Extremadura y Castilla y León, desdibujando fronteras e ideologías, supimos ver que, en efecto, llegaba el otoño y una vez más, sería mágico. Por estas razones, cada vez con más profundidad, Extremadura viene a ser sinónimo de Cultura. Otro ejemplo a añadir, esta semana una ciudad como Cáceres repleta de festivales, actividades en la calle, presentaciones de libros, conciertos y danza, deporte…. Y cada fin de semana un repertorio de acción recorre la región: ya seas un paseante tranquilo, un curioso observador, un inquieto descubridor de novedades gastronómicas o lugares con encanto, no te van a faltar en los próximos meses, oportunidades para disfrutar, para rellenar tu agenda, para, en definitiva, vivir con plenitud el paso de las horas, en unos momentos en los que los atardeceres caen repentinamente encima de nosotros. Así pues, dejémonos atrapar por el embrujo de la magia que produce la cultura en nuestra tierra. Siempre habrá tiempo de reposar. Siempre habrá tiempo de echar la vista al frente y subir y bajar el telón. Seguimos.

*Historiador y diputado del PSOE.

Buscar tiempo en otra localidad