+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MERCADO LABORAL

Otra lectura de las cifras del paro

 

03/02/2019

Se han conocido hace poco el numero de parados en España, que se ha analizado de modo optimista: «A niveles del 2008», dicen. Con peores sueldos, claro. Pero nadie ha hablado de otra lectura que estas cifras tienen. La tasa de desempleo es un termómetro estatal que pretende decir cuántas personas es capaz de absorber el sistema en su propio funcionamiento. No solo el trabajo es más precario que en el 2008, sino que esta estadística está trucada, pues no se están contando todos los que salieron de España, la llamada generación perdida. Se estima que hay 2,5 millones de españoles fuera (me gustaría saber quién por gusto y quién por que no tenía otra opción). Con estos últimos se ha roto el contrato social. La tasa de desempleo puede bajar de dos formas: porque exista más trabajo o porque desaparezcan los demandantes de empleo. Creo que nos encontramos entre esos dos casos: la desaparición de los demandantes y el hastío de los que no se van del país que, sin fe en el sistema público de empleo, se olvidan de renovar su cartón. ¿Por qué van a renovarlo si apenas hay ofertas? Si la mayoría de ofertas están en webs privadas de empleo que acaban con la paciencia de los demandantes, en un ejercicio que pone a prueba la autoestima y la ilusión. Quizás la solución pase, si de verdad queremos que la gente se apunte al paro, por obligar a que toda oferta de trabajo esté publicada siempre en el servicio público de empleo, al menos. Y luego, además, en una privada. Pero claro, un servicio eficiente público de empleo reflejaría verdaderamente el número de demandantes que existen, que, con toda seguridad, será mayor al que dicen. ¿Y qué político desea eso?

 
 
1 Comentario
01

Por Tosapla 18:24 - 03.02.2019

Yo lo que digo es que, si en realidad hubiera tantos millones de personas sin empleo como se publican, no hay duda de que se habria provocado una revolucion. En España la gente se defiende como puede, que suben los impuestos fuera de un nivel razonable, pues las personas se las ingenian para pagar menos impuestos. Claro es que, cotizando por menos de lo que se gana, despues, no se pueden pedir "pensiones dignas".