+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TRIBUNA

Perspectiva de la economía europea

 

Ricardo Vivas Ricardo Vivas
22/10/2020

Un mercado de deuda dividido en la UEM provoca que la recuperación económica después de la pandemia sea asimétrica entre países, es decir, una recuperación rápida en países con poca deuda, con margen fiscal para aplicar medidas discrecionales (la entrada en el capital de Lufthansa del gobierno alemán), y una recuperación lenta para países con mucha deuda, como España, sin margen fiscal, salvo para mantener los ingresos de sus ciudadanos y evitar que su sistema sanitario no colapse. Esto dificultará la convergencia real entre países de la UEM, presionando la prima de riesgo de estos últimos, con un posible “crowding-out” (el déficit elevado quita liquidez al mercado, aumentando el tipo de interés al que el sector privado se financia),que se traducirá en menor crecimiento económico.

 La ausencia de una autoridad fiscal supranacional o de una hacienda común en la UEM, hace que los únicos medios para afrontar una crisis sea la flexibilización cuantitativa (QE), la austeridad fiscal y el Presupuesto de la UE (MFP). Las medidas de QE, puestas en marcha en marzo por el BCE, alejaron los temores sobre la sostenibilidad de la deuda en los países con más deuda, siendo uno de los motivos, por los que la propuesta de eurobonos fuese rechazada en la UE. Pero, la actuación del BCE puede ser calificada como “monetización de la deuda”, contrario a los tratados, como alegó el Tribunal Constitucional alemán por las compras de deuda por el BCE. En cuanto a la austeridad, las reformas de gobernanza económica no han impedido que las primas de riesgo de países de la UEM estén sometidas a una fuerte presión, como en el caso de España. Por último, el retraso en llegar a un acuerdo entre los países, sobre el Fondo de Recuperación Europeo y la ampliación del MFP 2021-2028, se debe a la falta de un marco legal para mutualizar la deuda. A falta de saber la posición del Servicio Jurídico del Consejo, el TFUE choca con la idea del Fondo de Recuperación de emitir deuda para subvencionar a los países muy endeudados.

 Los eurobonos pudieron ser la alternativa a lo anterior, pero siempre se encuentran con el problema del riesgo moral. Actualmente los países con mayor disciplina fiscal, como Alemania, pagan un tipo de interés bajo o negativo por su deuda. Los eurobonos no pagarían estos intereses al principio, al estar respaldados por países muy endeudados, que implicaría que estos países pagarían más por financiarse. Esta desconfianza entre países hace aparecer otro problema que es el de llegar a un consenso para elegir la forma de cómo implantar los eurobonos, que aúne los intereses de los todos los países que forman la UEM y la pérdida de soberanía fiscal. Los eurobonos podrían aportar mayor estabilidad financiera para los países con disciplina fiscal, que compensaría el riesgo moral y el mayor coste de financiación, al dar una opción a los bancos de sustituir su cartera de activos con deuda soberana por activos más seguros como los eurobonos.

En la cumbre europea de julio se asistió a un acuerdo político entre los países de la UEM en dos puntos: uno, en la necesidad de un instrumento amortiguador de crisis, el Fondo de Recuperación Europeo, que es un mecanismo fiscal común financiado con deuda colectiva, que supone un cambio en la política económica de la UEM, basada en la austeridad y en la imposición de condiciones muy exigentes a los países, como vimos en los rescates de Grecia o España en la crisis anterior. Y dos, la UEM debe tener una gobernanza económica más efectiva, capaz de sancionar, que haga que las reglas presupuestarias se cumplan para que evite el riesgo moral y permita llegar a acuerdos de forma rápida.

 En mi opinión, una deuda elevada en un país de la UEM se convierte en un peligro para la estabilidad de la UEM, por el riesgo de contagio de su crisis de deuda, al compartir una misma moneda. Se debe implementar otro tipo de políticas, complementarias a las monetarias, basadas en la solidaridad entre países, como pueden serlos eurobonos o la creación de un Fondo de Recuperación permanente, integrado en el MFP, que sirva para amortiguar el ciclo económico en su fase recesiva y permita la estabilidad a largo plazo y una mayor coordinación de las políticas fiscales de los países de la UEM.