+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

RETROCESO

Precariedad laboral en España

 

Mónica Toro Galán
15/08/2019

Esto ya no es lo que era», recuerdo con cierta nostalgia las palabras de mi abuela, la cual vaticinaba con gran acierto que este supuesto «periodo de progreso» ,en realidad constituía un retroceso en todos los sentidos. Ahora me hallo analizando la situación laboral de muchas personas que como yo no ven la salida al final del túnel, y a los que el mercado laboral les exige una sobre cualificación académica innecesaria en puestos con condiciones laborales y sueldos muy pobres. Esta paradoja acaba repercutiendo no sólo a nivel económico o personal sino en otros sectores como lo son el de la compra de la vivienda y la baja natalidad existente. Pero la cosa no cambia si subimos los peldaños hacia la adultez ya que la mayoría de personas adultas sobreviven alternando trabajos de contratación temporal y una vez llegado al final de la horquilla de los (20-60) , que es la franja de edad óptima para obtener un trabajo, nos encontramos con nuestro sistema público de pensiones, el cual no nos garantiza una pensión digna en relación a los años cotizados, por ello es necesario decir que España todavía se encuentra muy lejos de la recuperación laboral del resto de países de la Unión Europea y que por lo tanto tendremos que seguir soñando con ese ansiado progreso.

Prohibir

Vuelve la censura

Miguel Fdez-Palacios Gordon

Madrid

El poder amordaza a la disidencia. Por eso algunos gobiernos autonómicos y corporaciones municipales, prohíben conciertos pactados con anterioridad. Artistas como los Pastor, Rozalén, Def con Dos, C Tangana o Rayden han sido, de momento, las víctimas de esta forma de ejercer la censura previa. Además, para silenciar a todos los que sacan los pies del tiesto, se demanda por comentarios, tuits, chistes y escritos, sean o no de mal gusto, porque al parecer algunos se ofenden. En el encharcado y resbaladizo barrizal de quienes dicen sentirse vejados, se pretende criminalizar a los que sostienen puntos de vista diferentes para mantenerlos en silencio dejando la libertad de expresión a los pies de los caballos.

En lugar de prohibir, habría que juzgar la calidad de la actuación u opinión, porque la censura, siempre es censura. No hay censura ni de derechas ni de izquierdas. La censura es coercitiva venga de donde venga y, muchas veces, solo logra dar más publicidad a algo de dudoso gusto.

migración

Carta de una africana

Ara Palacios Alfonso

Zahínos (Badajoz)

No te importó que mi pueblo no tuviese pan, mientras que comprase tu grano a un precio prohibitivo. No te importó que mis hermanas murieran de sida, mientras tú te enriquecías vendiendo mierda en pastillas. No te importó que a mi niño lo hicieran soldado, mientras el cacique te vendiera petróleo para tus coches. No te importó cuando los militares violaron a mis hermanas, mientras tus fábricas de armas les abastecieran. No te importó cuando crucé con los pies en carne viva el Sahara, mientras tú pudieras calzar zapatillas de doscientos euros. No te importó ver a niños metidos en una mina, mientras tu pudieras sacarte selfies con tu móvil. No te importó cuando me viste a la venta en el mercado de Argelia, mientras tú pudieras comprar mi pescado en el tuyo. No te importó cuando a mi niña la encontraron flotando en una ola.

Tú necesitas olas para surfear con la tabla hecha de mi hermosa madera . El negocio es lo que importa. Tu negocio es lo que importa.

Aunque, ahora que toco insistentemente a tu puerta, también yo te he empezado a importar un poco, ¿verdad? Ahora que te exijo un pago por expoliar mi tierra. Ahora que quiero comer todos los días con tus platos, que son los de mi mesa. Ahora que resuenan, en el estrecho, multitud de cánticos de los que vienen a ocupar tus vacías escuelas. Ahora que salto la valla con fuerza, con coraje, sin mirar atrás; con exigencia. Ahora sí después de tanta ignominia, vengo a pedir lo que es justo: ¿De qué te quejas? ¡Hasta la luna se sonroja de la vergüenza!