+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cartas al director

 

26/02/2020

NUEVAS TECNOLOGÍAS

Quiero ser ‘youtuber’

Gonzalo Poblete

Hoy en día, muchos de los niños casi no consumen televisión. Desde pequeños han tenido relación con tabletas o teléfonos móviles. Los videojuegos y las múltiples apps que hay para menores son el principio de lo que hoy podemos llamar niños y niñas youtubers e influencers, infantes que de mayores quieren tener muchos seguidores y estar expuestos en internet. Atrás quedaron profesiones como veterinario o enfermera; los niños de hoy quieren ser celebridades de internet, y lo tienen claro. TikTok, la aplicación donde los pequeños comienzan a demostrar sus dotes artísticas es, con más de 500 millones de seguidores, la más popular entre los niños y niñas. Si bien debemos permitir que nuestros hijos se expresen con naturalidad y se entretengan mientras aprenden, ¿cuál es el grado de exposición que debemos permitirles? No debemos frenar su creatividad y sus sueños, pero un uso inadecuado de internet y sus redes sociales podría ser perjudicial para su desarrollo.

FÚTBOL

Dejemos de insultar

Quim Sánchez

Gavá

El fútbol cada vez es menos fútbol. Hoy día parece normal que los padres o forofos de los estadios insulten al árbitro o a los jugadores. En casi cada partido de las categorías juveniles o superiores hay una pelea, tarjetas amarillas y también muchas rojas. Los árbitros, cada vez más jóvenes en estas categorías, no logran controlar la situación, y menos cuando los aficionados les insultan. Como jugador, recuerdo que cuando yo era pequeño esto no pasaba. Lo que tenemos que hacer es disfrutar del deporte. En el fútbol sientes la ilusión de ganar, de pasarlo bien con tus compañeros, que se convierten en amigos. Sientes que formas parte del grupo y que eres una parte importante del equipo. Dejemos de lado los insultos.

‘PIN PARENTAL’

Doble responsabilidad

Javier Jiménez

Don Benito

En el debate sobre el pin parental se ha instaurado el falso dilema que parte del presupuesto de la propiedad de los hijos. Los menores de edad, pese a no disponer todavía de plenas facultades ciudadanas, son individuos de esta sociedad y esta --representada políticamente en la figura del Estado-- tiene unas responsabilidades hacia ellos. Igual que los ciudadanos que deciden traer a un nuevo individuo a esta sociedad tienen sus responsabilidades hacia ellos. Por lo tanto, no se trata de propiedad, se trata de responsabilidad. Una responsabilidad compartida en la doble concepción de los menores de edad como hijos y como futuros ciudadanos de pleno derecho.

TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Bajo presión

P. P.

Estudiante

Ver a varias jóvenes con un infrapeso severo en menos de una semana, seguramente por un TCA (Trastorno de la Conducta Alimentaria), y como persona que lo padece, me ha hecho cuestionarme si toda la presión que la mayoría de jóvenes sentimos a causa de los estereotipos y la superficialidad de la sociedad está promovida por unos pocos con poder con el fin de derrotarnos. Sí, es cierto que un TCA tiene un origen multifactorial (biológicos, familiares...), pero no se puede negar que si esa imposición no existiera se reducirían mucho los casos. Sin esta presión, me imagino una sociedad con más paz, que no se centre en que las chicas han de ser delgadas pero con culo y pecho, donde no existan comparaciones y destaquen y sean más importantes las cualidades de las personas que una simple apariencia. Pero esto es lo que les interesa a los que tienen poder: una juventud débil para poder manipularnos y obtener más dinero, ya sea a través de dietas, gimnasios o productos, no una nueva generación que lucha por los derechos, por la igualdad; una generación trabajadora, que puede ser autosuficiente y aportar mucho más que las pasadas. Si no, pondrían remedio a toda la publicidad superficial.