+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El observador irreverente

Recortes de prensa

 

MARCELINO Cardalliaguet
01/08/2013

Los periódicos --como el que tiene el lector ahora en sus manos-- sirven para cuatro cosas importantes: para ser leídos, para ser apilados y ordenados en las hemerotecas, para ser reciclados o para ser "recortados" por aquellos temas que tratan y que revistan algún interés o sorpresa en sus lectores. No creo que nadie dude de que un periódico se edita para ser leído por sus asiduos compradores o suscriptores. Leído con cierto sentido crítico para filtrar sus informaciones, rechazando todo aquello que no sea veraz, trascendente y sin manipulaciones ni tergiversaciones.

Objetivo, a veces, difícil de cumplir por la cantidad de "chapapote" que suele ir mezclado, embadurnando la recta información. Tampoco duda nadie de su valor histórico, como huellas de un presente que se convertirá en historia de manera casi inmediata; por ello es importante recopilar sus páginas, ordenarlas --al menos por fechas-- encuadernarlas y apilarlas en las hemerotecas para su futura utilización. Los que no merezcan esta distinción documental pasarán indefectiblemente al inmediato proceso de reciclaje, que viene impuesto, en nuestra sociedad de consumo, por su abundancia y por la demanda de papel para otros menesteres editoriales.

Finalmente, como cuarto objetivo de cualquier rotativo que se precie, está la crueldad de las tijeras, insensibles a la altura de miras o a la ilusión con que se hayan redactado sus páginas. Pues la capacidad de las tijeras para seleccionar, clasificar o subrayar la importancia de cada trozo de periódico es impredecible. Las hay que solamente recortan los chistes gráficos --quizá por ser lo más interesante de ciertos periódicos--; otras se decantan por las páginas de "Deportes" en las que se hable de los triunfos de su equipo local. Hay quien selecciona las informaciones sobre partidos políticos, sindicatos o movimientos de rebeldía ciudadana. Incluso, una pequeña parte de los lectores "manostijeras" se van a las páginas literarias o poéticas --que también las hay, aunque escasas-- para coleccionar fragmentos que siempre puedan volver a releer con deleite y satisfacción.

 

XMI COLECCIONx de "recortes de prensa" es muy escasa, falta de criterios estrictamente temáticos y extemporánea. Hay en ella trozos amplios de periódicos de ayer mismo, con otros de hace meses, incluso de años atrás, que en su día me parecieron de interés y valor documental. Tampoco, a la hora de meter la tijera, he sido muy original en cuanto a los argumentos escogidos: hay fragmentos de noticias que ya han dejado de serlo y pasarán pronto al cesto de "Reciclaje" y otros relacionados con avatares y desesperanzas sociales y económicas del momento actual que puede que algún día de los venideros, haya que volver a comentar y analizar para explicar lo inexplicable.

Hace ya algunos meses recorté --por ejemplo-- de un importante periódico un amplio reportaje titulado: "Más de seis millones de parados. España destruye 322.300 empleos en el primer trimestre. La población activa lleva un año cayendo...", etc. Los datos que daba eran angustiosos y pesimistas, pues ahogaban a una gran cantidad de familias que empezaban a sufrir la miseria y el hambre. En otro diario de las mismas fechas, recortaba otro de sus artículos: "Los juzgados tramitan 1.661 causas por corrupción financiera o política". "El presidente del Poder Judicial reclama 64 jueces para agilizar megaprocesos", que al leerlo se te encoge el alma pues demuestra que nuestra patria no es más que un país donde triunfan los sinvergüenzas, los trapaceros, los defraudadores o los estafadores, que son los que dirigen las finanzas o la vida política.

Ya he tirado al cesto de "Reciclaje" ambos recortes, con el deseo de que vayan pronto al mismo contenedor de basuras y desperdicios los autores de todos estos desmanes; incluyendo a los banqueros que se "retiran" de sus actividades llevándose una indemnización de 88 millones de euros como "pensión". Renuncio a conservar o comentar este tipo de "recortes de prensa" que producen ronchones y escoceduras en lo más profundo de nuestras consciencias. En cambio, un vecino de mi casa que ha decidido recortar aquello que se relaciona con el fútbol --el más reciente "vicio nacional" para enajenar a las gentes y proporcionarles estímulos emocionales alejados de la política y del hambre-- me enseña muy satisfecho sus "recortes", en los que se habla de los millones que el Barça o el Real están dispuestos a dar para fichar a un delantero argentino y a un defensa yugoslavo, y salvar así la temporada que viene. ¡Hay "recortes" para desesperar a cualquiera!