+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La curiosa impertinente

Resistir

 

Mucho ha cambiado España desde que Larra parodiara nuestra pereza, en la que ya no se reconocen algunos alumnos al leer Vuelva usted mañana, aunque otros sí ven retratado al fontanero, con mis respetos por el gremio, al contratista que prometió que la reforma duraría quince días y van ya tres meses o incluso, que nadie se libra, al profesor que sí que por fin mañana traerá los exámenes corregidos.

Pero hay cosas peores que procrastinar más o menos y a veces lo de que cualquier tiempo pasado fue mejor es cierto, y hasta nos hacen a algunos sentir nostalgia de las ventanillas, sobre todo ante esta pandemia informática que aqueja a todas la administraciones, desde la Consejería de Educación hasta Muface y que obliga a realizar todos los trámites de modo telemático, se dominen o no las redes y sus artefactos, para al final y como colofón, también obligar a imprimirlo y presentarlo ante el funcionario de turno.

A una, empero, le gusta ser española, y ni empatiza ni comprende, por mucho que intente hacer un ejercicio imposible, a Rufián, Artadi y demás odiadores, que no esconden aquello de que, cuanto peor le vaya al resto de España, más contentos están ellos.

Atraviesa nuestro país ahora otro nuevo período de negociaciones para formar gobierno, en que los protagonistas no se si se dirán cada día vuelva usted mañana, pero en el que los resultados y conversaciones llegan a la opinión pública a cuenta gotas, mientras cierta prensa intenta adoctrinarnos en el camino del diálogo, que poco antes de las elecciones, el presidente en funciones rechazaba, hasta no ponerse al teléfono. Hoy, que si un relator, que si de igual a igual, que si el ideólogo del 1-O, admitido como negociador. Todo sin que cuadren aún los otros apoyos necesarios y todo con los recelos de Europa y sus toques de atención económicos.

Una cree, sin embargo, que los españoles, catalanes incluidos, no somos como nuestros gobernantes, que la pujanza y dinamismo de la sociedad española es sorprendente y que su resiliencia supera a torpedeadores internos y externos. Quien pueda entender que entienda. *Profesora.

 
 
1 Comentario
01

Por jordi motlló 13:03 - 24.11.2019

Sr. Carmen, si para usted personas como Elsa Artadi i/o Gabriel Rufián son odiadores, usted está en el mismo saco como odiadora, piénselo.