+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

café filosífico

San José Valdeflórez

 

Víctor Bermúdez Víctor Bermúdez
30/12/2020

San José Valdeflórez tiene nombre de cuento de Juan Rulfo. De pueblo levantado al furor expoliador de alguna compañía bananera, como aquella United Fruit Company que inmortalizara García Márquez en Cien años de soledad.

En San José Valdeflórez, a la sombra de la montaña que corona Cáceres, se pretende abrir un complejo minero, grande como una ciudad, a ochocientos metros de otra. Tan increíble como cierto. Es como si en lugar de Cáceres habláramos de la prodigiosa Macondo.

Sostienen mis amigos más enterados que la mina, se pongan los paisanos como se pongan, es ya prácticamente un hecho. La compañía australiana que lidera la empresa (la Infinity Lithium Corporation) amaga con lo mismo: sea por las buenas, sea a golpes en las mesas de la Comisión Europea, los despachos de Madrid o los tribunales competentes, el litio de Cáceres es suyo.

¿Y cómo es que algo tan arriesgado y novedoso como abrir un complejo minero a cielo abierto al lado de una ciudad les parece algo tan claro a algunos? ¿Será por los grandes beneficios que el proyecto promete a los extremeños? Lo dudo. A Vincent Ledoux, uno de los ejecutivos de la empresa, se le escapó, tiempo ha, que entre lo mejor de la mina estaba su cercanía a la carretera de Madrid; y al siempre informado Enric Juliana le parecía – escribía hace meses – que el litio extremeño (que también daba por seguro) estaba pidiendo a gritos una gran fábrica de baterías en Barcelona. En cualquier caso, lo único cierto (promesas aparte y de momento) es que ninguno de los grandes proyectos industriales relacionados con la transformación de este mineral va a situarse siquiera en España.

Ahora bien, si no es por el desarrollo industrial, ¿a qué viene esto de construir un complejo minero alrededor de Cáceres, sacrificando una ciudad que vive de vender cultura, historia, sosiego, y un entorno natural aún bien conservado? ¿Será, acaso, por el empleo? Tampoco. La empresa prometió 195 puestos de trabajo y 25 años de actividad (luego, conforme a su estrategia de comunicación, las cifras han ido creciendo). ¿Pero cuántos de esos empleos serán para los cacereños y cuántos para obreros cualificados de la propia empresa? ¿Y cuántos se perderán, a cambio de los de la mina, cuándo, en lugar de «Cáceres, patrimonio de la Humanidad», el eslogan para los turistas sea «Cáceres, la (segunda) capital europea del hidróxido de litio»? ¿Tienen ustedes esto claro?

Seguimos: si no es ni por el desarrollo industrial ni por el empleo, ¿por qué va a ser, entonces, tan imperioso abrir un complejo minero a dos mil metros del casco antiguo? ¿Será para luchar contra el cambio climático? Bueno: si fabricar millones de coches eléctricos fuera una solución, la cosa merecería pensarse. ¿Pero es una solución? ¿No será más bien una huida hacia adelante (amén de un gigantesco negocio para algunos)? ¡Lástima, por cierto, que no se haya encontrado litio en otras ciudades, para así darles también la oportunidad de sumarse a la «economía verde»! ¿Se imaginan a la Infinity Lithium presionando y ofreciendo las mismas baratijas a parisinos o madrileños para abrir una mina a dos mil metros de La Cibeles o la Torre Eiffel? Yo tampoco.

Acabamos. Si está claro que hay nada claro, ¿cómo es que es tan seguro que la mina se vaya a hacer? ¿No se lo huelen ya? ¿Un gran yacimiento de litio en un lugar barato, pobre, medioambientalmente limpio, semidespoblado, y relativamente próximo a las factorías del norte de Europa? El negocio es de tal magnitud que es… innegociable.

Ante esta perspectiva, mucho van a tener que pelear el municipio y los vecinos de Cáceres. Más aún cuando la empresa (que ya vende acciones a tiro hecho) se ha asegurado el apoyo financiero de la UE, que acaba de incluir al litio en su lista de materiales críticos para el desarrollo. Parece que las nubes de polvo, los ruidos, el tráfico pesado, las montañas de escombros, o el uso masivo de químicos y de millones de litros de agua, son solo un pequeño precio a pagar por los cacereños para cuidar de los intereses de la industria automotriz europea.

Al menos, digo yo, alguien sacará una buena novela de todo esto. Una novela al estilo de las de Rulfo o García Márquez. Me la imagino: el gobierno sedado por una inyección de promesas y calderilla fiscal, la gente obnubilada por los anuncios publicitarios, y los ingenieros de la Infinity Lithium Corporation penetrando al fin, a lomo de sus máquinas, en San José Valdeflórez. Eso, y los consiguientes e inevitables cien años de soledad para sus vecinos. Puro surrealismo, que diría Garicano.

*Profesor de filosofía

Temas relacionados
 
 
 
7 Comentarios
07

Por juan de la vera 18:08 - 30.12.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Nos la impondrán de oficio, y además ugnorando que hay investigaciones muy avanzadas en currso para sustituir el litio por otros materiales menos caros, más duraderos, menos contaminantes y más asequibles en la producción y tratamiento. En suma, quieren ignorar , aunque lo saben, que el litio como elemento imprescindible para los coches eléctricos tiene su duración contada y no será la star en unos 25 o 30 años. Pero claro, ya se habrán llevado los fondos europeos, regionales, nacionales y tutti quanti, y ahí te quedas , Cáceres amargo. Tapa tú el agujero que te hemos dejado y reconstruye el título de Patrimonio de la Humanidad que hemos destrozado. Que bien, si señor

06

Por Zóximo 16:49 - 30.12.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Tomemos ejemplo de la lucha de nuestros hermanos pacenses contra la Refinería en Tierra de Barros. Otro megaproyecto contaminante, que prometía miles de puestos de trabajo que luego se demostró que no eran tales. Y que hubiera acabado con todo el sector vinícola de la región, que ese sí que da puestos de trabajo. Hay que luchar sin descanso hasta que este delirio se aleje de nuestro horizonte.

05

Por Zóximo 16:45 - 30.12.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Amigo Landy, si el proyecto de mina se acaba llevando a cabo, te aseguro que será un auténtico revulsivo para la ciudad, pues quedará tan contaminada que gran parte de su población se irá de ella para siempre huyendo del polvo, la silicosis, el cáncer y otras supuestas bondades de una explotación de litio a cielo abierto.

04

Por Harta de demagogia 13:05 - 30.12.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Vivalariberaviva ha expuesto este asunto impecablemente. Ni una coma que añadir.

03

Por Vivalariberaviva 12:05 - 30.12.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

La corporación del litio infinito (igual que la minera Berkeley con el supuesto uranio infinito salmantino o el fraking inagotable del proyecto Castor) no solo obtienen sus beneficios de la minería. Son grandes cárteles financieros, cotizan en bolsa, son agencias de inversión para grandes capitales y grupos de inversión, lobistas consumados ligados al poder político de todos los niveles y maquillados por los "mejores profesionales" de la comunicación para construir fábricas de humo y puestos de trabajo por cientos o miles, según convenga. Eso lo sabemos, y además una especialidad que esconden, son expertos cazadores de ingentes indemnizaciones pagadas con recursos públicos. El mecanismo es retorcido pero está bien ensayado: adquieren derechos de explotación, retorciendo la legalidad con la ayuda de los administradores públicos y el "tinglado jurídico" internacional, tribunales de la competencia, defensores de la "seguridad jurídica", la libre competencia, etc. Las grandes corporaciones nunca pierden, sean autopistas periféricas, proyectos turísticos o proyectos de mega minas que nunca se explotan, pero son indemnizadas por el lucro cesante. Véase en la hemeroteca el caso Castor o la trayectoria de Berkeley y veremos con claridad esta estrategia que consolida el mecanismo del expolio de los recursos de la comunidad. No es necesario ni un solo cartucho de dinamita para que una minera gane. Alimentar la conciencia colectiva del bien común es la única vacuna para esta vieja pandemia.

02

Por Landy 11:45 - 30.12.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Si el proyecto cumple con la normativa ambiental, que es básico, y el resto de legislación, y si la fábrica se instala en Cáceres me parece que sería un revulsivo para la ciudad con 10.000 parados y perdiendo millares de jóvenes que emigran por falta de oportunidades laborales .

01

Por marisamp 8:34 - 30.12.2020

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Me da mucha pena y tristeza que siempre ocurra lo mismo con esta bella ciudad, los proyectos bonitos pasan a otros lugares y los malos nos los imponen. Espero que los cacereños esta vez estemos a la altura y acudamos a manifestarnos contra la mina.