+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Semana de pasión

 

M ISABEL Rodríguez
30/03/2014

TLtlega la Semana Santa. Y no lo digo solo por las madres que nos afanamos por llevar a las modistas las túnicas de los hijos. Tampoco por las tintorerías que 'exponen' a todos los clientes los hábitos en blanco, negro o malva para dar paso a los volantes. Llega la Semana Santa y se hace cierta en Extremadura por las exaltaciones a las saetas. Esas 'coplas disparadas a modo de flechazos contra el empedernido corazón de los fieles', que diría Machado.

Paso a paso podemos seguir la cruz de guía de las citas con el flamenco. El día 1 de abril, parada ante la Casa de Cultura de Valencia de Alcántara para escuchar la didáctica de Francisco Zambrano y Raquel Cantero , que se unirán bajo el palio de sus palabras a las voces de la propia Cantero, Maite Olivares , Juanita Cruz y Mara Alegre , alumna del gran saetero Niño de la Ribera .

Día de pasión dos días después cuando el 3 de abril a las 21.30 horas en la Parroquia del Cerro de Reyes el presidente de la Peña La Encina, Jorge Montero de Espinosa , realice su 'Exaltación a la Saeta' junto al cante de 'El Madalena' , 'Paquillo el Levita' , Fefo , Paco Iglesias , Manolo Pardo , Paco Ramos y Manolo Ciprián . Una exaltación que se celebrará tras la eucaristía que, dato para los/as fieles, la celebrará el buen aficionado al flamenco Manolo Malagón, a la par, párroco del templo a las 20,30 horas. Día de gloria para católicos y aficionados en los albores de jornadas de recogimiento para unos y de expansión para otros.

Llega la Semana Santa y el Porrina de Badajoz que venía de Madrid a cantarle a la patrona, la Virgen de la Soledad, estará presente en todas y cada una de las saetas que rompan la quietud y la inquietud que transmiten por igual las imágenes. Imágenes que podremos ver y sentir incluso con los ojos cerrados gracias al grito desesperado de un cante por saetas. El cante que nació tan lleno de sentimiento que junto a otros como las tonás o los martinetes no necesitaron de la guitarra, solo del puño cerrado de aquel que se atrevió a llenarse de ellas y sacarlas por la garganta.