+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

En la otra esquina

Sentimientos

 

Carlos Ortiz Carlos Ortiz
14/01/2019

Como suele ocurrir en muchos casos científicamente demostrables, las personas somos una suma de nuestros sentimientos. Los mejores y los peores, tantas veces difuminados por los estados de ánimo, que a veces nos confunde su verdadero sentido.

Da igual la profesión o el oficio al que te asomes, pero en cada persona y profesional de algo hay una cascada de sentimientos que te marcan la piel o te hielan la sangre.

También encuentras la tibieza de quien se sabe vulnerable y aparenta esconderlos más allá de una mirada o una tarde de domingo refugiado en su sofá. En estas noches tan frías por Madrid, me atravesó el puñal de los colchones al raso en las calles con personas envueltas entre mantas y abandono, como pelotas lanzadas al aire helado de enero y sin más destino que el olvido.

Y entre una de esas caras dormidas advertí el rostro feliz por el sueño de una chica que apenas rondaría los cuarenta.

El pelo sucio cubierto por un pañuelo, el edredón del contenedor dando calor y el sueño en qué sabe Dios. Fue entonces cuando me recorrió el frío y apuré el paso, como huyendo del miedo de la calle cuando no es verano. Hay sentimientos que nos hacen mejores. Ni los calculamos ni los gestionamos. Simplemente, nos deberían enseñar a ser más agradecidos con la vida por encontrar un hogar y una familia que nos cuida. No hay mayor tesoro.

Ahora que regreso a casa siento que es enero. Que hace más frío, que la luz brilla como oro. Igual que los sentimientos, ese material sensible del que está hecha la vida siempre.

Acaba de empezar el año y nos quedan casi 365 días para no olvidar que estamos hechos de eso. Ojalá ustedes también encuentren entre el ruido el sentimiento que les haga vivir mejor. No es fácil, les aseguro.