+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Encerado y clarión

Sexo en su mesa

 

SATURNINO Acosta
04/07/2013

Lo que tiene esto de retirar vídeos es que se ven más que si no se retiraran, de hecho si no hubiese herido susceptibilidades o no se hubiera pedido su retirada, hubiese pasado como un vídeo más, algo ordinario y soez, pero ya está, hablo del anuncio de las cerezas del Jerte. Cuando en el anuncio de Coca Cola un varón se desnuda de cintura para arriba mientras calma su sed, tres maduras y una no tanto, observan libidinosamente la figura masculina, nadie protesta ni se escandaliza

Será que utilizar el cuerpo de un hombre no es igual que utilizar el cuerpo de una mujer, ni en un spot ni políticamente. Luego está otro vídeo que quizás sea aún más significativo, se trata del anuncio Qé! crack, dirigido a adolescentes. En dicho spot, una chica se asombra al ver como un producto alargado y ancho se mueve en los pantalones de un chico, concretamente en su entrepierna, y extrañada pregunta ¿y eso? a lo que contesta, por si te apetece comer algo. En este último caso no es todo el cuerpo del hombre, es su miembro viril el objeto utilizado y el doble sentido las relaciones sexuales, con el agravante del público al que va dirigido.

Está claro que hombres y mujeres somos distintos, tanto en el uso como en el abuso. Imagínense a un grupo político o sindical pidiendo la retirada del vídeo de Cristiano en calzoncillos y eso sí que hace daño, pues teniendo los mismos, calzoncillos, que no abdominales, las comparaciones en la intimidad son odiosas.

Resumiendo, por un lado, de un vídeo muy poco acertado y que ciertamente utiliza a la mujer como objeto sexual, con su retirada, se habrá convertido en uno de los vídeos más vistos, es decir, la mejor publicidad que se pudiera haber hecho. Por otro lado, recuerden que tan ofensivo para la dignidad humana es utilizar a un hombre como utilizar a una mujer, aunque de unas se saque más réditos que de otros, y a eso también se le llama utilizar.

Lo mejor del asunto es que con o sin doble sentido, con cerezas redonditas o cerezas con rabito, como los lectores prefieran según gusto y sexo, es época de cerezas y las del Jerte, maduritas o no, son las más sabrosas, máxime aquellas a las que llaman picotas y que por algo más de cinco euros el kilo, quién no pone algo de sexo en su mesa.