+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La chorrera

Suicidio y desmemoria

Pedro Sánchez es generoso con sus presencias en Extremadura

 

Suicidio y desmemoria -

José L. Aroca José L. Aroca
19/05/2019

El presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se atreve este domingo en el acto central de la campaña electoral socialista en Extremadura a intentar llenar arena y graderío en la plaza de toros de Mérida, en un mitin en el que se encontrará con la salsa que le gusta y en un escenario propicio ante unos compañeros de partido que cuentan en abundancia las cosechas superiores al 40% de votos a lo largo de 40 años de democracia.

El político madrileño es generoso con sus presencias en la Comunidad, muy por encima del granero electoral que representa, y parece que es para él un cargadero de pilas, de ánimos, el visitar comarcas incendiadas (Gata) o darse baños de aplausos y “guapo” en actos políticos no lejos de aquel kilómetro cero (Don Benito) en el que junto a un grupo de compañeros y amigos se dijo aquel “¿Por qué no?”, que le ha llevado a quebrar la peor racha electoral y política del PSOE en las últimas décadas, y a iniciar, con la muy notable victoria en las generales del 28 de abril una época nueva y dorada en los suyos que recuerda aquellas esperanzas colectivas del gran cambio de 1082.

Una vez superada al parecer la gran embestida de un Vox envalentonado por las circunstancias favorables que se le dieron en las autonómicas andaluzas, y la tela de araña tendida en ese contexto por PP y Ciudadanos para “echar a Sánchez”, el toro con el que vuelve a lidiar este último es Cataluña, la deriva hacia ninguna parte de dos partidos, Junts per Catalunya (JxCat, la versión decadente del pujolismo) y una Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) que parece desnortada en las páginas de la historia y, como dice la sentencia, no pierde ocasión para desaprovechar oportunidades y persistir en el error suicida con notable contumacia.

Todo indica que Sánchez conserva esa iniciativa que le llevó al balcón victorioso de Ferraz el 28A, y una estrella favorable que le conduce aparentemente, ya el 26 de mayo, a redondear en comunidades y ayuntamientos, en estos últimos juntos a nuevas fuerzas del cambio desde la izquierda, un mapa de éxito, poder y posibilidades del que se disfruta solo cada dos décadas.

La ebullición casi socialmente insoportable, por tensa y extremada, de los dos partidos de la derecha, PP y Ciudadanos, ha decaído por fortuna a raíz de los resultados de abril, y mientras Albert Rivera ha ido modulando una euforia razonablemente injustificada, y electoralmente y como imagen desaconsejable, Pablo Casado ha hecho la pirueta en un baldosín y aprovechándose de la desmemoria crónica de los españoles va recuperando lenta pero firmemente unas posiciones de las que nunca debió salir y son las únicas que podrían evitar el adelantamiento o sorpaso que los naranjas todavía acarician, en apariencia con menos fe, cara al 26M.

De la extrema derecha ya se habla menos; la última encuesta real, la de las generales, desinfló parte de sus expectativas, y poco a poco se van destripando incongruencias, divisiones internas, contradicciones y escándalos más o menos grandes que si el frenazo de votos se confirma harán de nuevo cierta la mohína cuando no hay harina, en un colectivo tan heterogéneo, de personajes muchos de ellos con trayectorias controvertidas, amalgamado a martillazos de intereses desmedidos y de un crecimiento a velocidad de la luz pero con bases tan débiles que tarde o temprano explota.

Expresiones políticas que a escala doméstica extremeña tendremos ocasión el martes 21 de escuchar en el debate a siete de Canal Extremadura, en el que seguramente será el último de Fernández Vara pues se agotan legalmente sus mandatos, y esperemos que el corsé de los tiempos y bloques temáticos no impida conocer en ese terreno a debutantes como Irene de Miguel (Unidas Podemos) o Cayetano Polo (Ciudadanos), junto a una inasequible al desaliento Extremadura Unida o un Actúa que, en parte, ha recogido a protagonistas casi olvidados de aquella era Escobar-Nogales.

 
 
1 Comentario
01

Por pagafiestas 11:07 - 19.05.2019

Señor periodista-propagandista: menos generosidad en las presencias de Pedro Sánchez en Extremadura y más generosidad en las inversiones.