+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MACONDO EN EL RETROVISOR

Tire usted la primera piedra

 

No me gusta ponerme bíblica, pero a veces la ocasión lo merece. Y como estamos sin duda ante lo más parecido a una de aquellas plagas de las que habla el Antiguo Testamento, me voy a permitir esta licencia literaria para intentar llegar a algún que otro subconsciente. En Extremadura, la pasada semana rompimos otro techo macabro en la historia de esta pandemia: superamos los mil nuevos casos hasta cuatro veces en cinco días, doblamos la incidencia nacional y la ocupación por covid en las UCI ronda el 20%. La reacción de un puñado de gente: echar balones fuera y culpar a los políticos de todo mientras retozan en la nieve, me hace recordar una de esas citas que sin saber por qué se me quedó grabada a fuego en una de esas soporíferas catequesis de cinco de la tarde antes de la Primera Comunión: "Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra".

Porque, créanme, no seré yo quien le quite hierro al mal hacer de nuestros políticos y su equivocada deriva en la gestión de esta crisis sanitaria. No hacía falta ser Nostradamus ni un epidemiólogo de carrera para saber que el Plan Navidad era un 'suicidio colectivo'. Y está claro que les han faltado 'pantalones' a la hora de poner freno a esta tercera ola, que cada vez se parece más a un Tsunami. Pero ojo, es obvio que toda la culpa no es suya y no creo que a ninguno ahora mismo nos gustara estar en sus zapatos. Por eso me repatea que haya una pequeña mayoría ruidosa empeñada en decir ahora aquello de 'a  mí que me registren', como si la historia no fuese con ellos, cuando estos días la nieve ha sido la última excusa para echarse a la calle en manadas. Eso es lo que me lleva a mentarles las Sagradas Escrituras.

Vamos que ni ellos mismos se creen eso de que 'son sólo unos pocos' los que lo hicieron mal alentados por la relajación de las restricciones durante las fiestas. Todos, y cuando digo todos salvo solo a un puñado, nos hemos saltado de una manera u otra los dictados del 'decoro pandémico' en las vacaciones. Y de los pocos que no lo han hecho mal del todo, unos cuantos han mirado para otro lado cuando su hijo, su primo o su vecino del tercero se ha pasado por el arco del triunfo el toque de queda, la distancia social o la mascarilla. De manera que si no han pecado ellos mismos, lo han hecho por omisión de llamarles al orden. Así que a ver quién es el guapo que se atreve, con la conciencia tranquila, a tirar la primera piedra, ésa que en la Biblia nos decían que sólo podrían lanzar aquellos libres de culpa.

Un poco de coherencia, señoras y señores. Estamos como estamos por nuestra mala cabeza. La gente está cansada, y es comprensible, de esta espada de Damocles que nos tiene contra la pared desde hace ya casi un año y muchos decidieron 'darse una homenaje' en Navidad, o ahora con la nieve, otros tantos han aprovechado para desfogar y quemar adrenalina. Pero que luego que no se den golpes de pecho cuando las cifras se salgan de madre. Porque  el ruido de esas plañideras quejándose constantemente de lo mal que va todo mientras ellos no hacen nada por remediarlo, es cada vez más insufrible.  

El matemático griego Hiparco de Nicea decía que en los momentos de crisis, las personas eficientes buscan soluciones, y los inútiles culpables. De nada sirve pedir dimisiones, insultar a nuestros mandatarios en las Redes, o 'hacernos los pobrecitos' comparándonos con otras comunidades autónomas. Que si vacunamos poco, que si en otros sitios han cerrado colegios y nosotros no. Hasta la borrasca Filomena es la culpable de que la gente esté en la calle con los palitos de los selfies en vez de quedarse en su casa, que sería lo suyo en medio de un temporal. Cualquier excusa es buena para justificar que no somos capaces de hacer las cosas bien sin estados de alarma y multas de por medio. Vamos a empezar a reconocer nuestra parte en esta tragedia que vivimos, porque sólo cuando nos demos cuenta de que lo que hace cada uno suma o resta vidas o casos, empezaremos a salir del hoyo. Y si alguien está de verdad libre de pecado, que tire todas las piedras que quiera. Que alguna que otra, tampoco vienen mal. 

*Periodista

 
 
2 Comentarios
02

Por vistacorta 17:32 - 11.01.2021

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Conozco una persona que esta cerca de cumplirlos 65 años. Esta persona se puso a trabajar por su cuenta y fracaso, lo intento por segunda vez y fracaso, lo repitió por tercera vez y fracaso, pero a la cuarta no fracaso, hoy tiene una empresa con 75 trabajadores. Hace un par de meses que nos encontramos, al preguntarle como la había afectado la pandemia a su empresa, su contestación fue, No es para tirar petardos, y tu sabes que fracase en tres ocasiones, pero casi seguro que no sabes que mis fracasos no eran culpa de los otros sino mios.

01

Por Antonio Gutierro Calvo 10:09 - 11.01.2021

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Efectivamente. Entre todos la mataron y ella sola se murió.