+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La curiosa impertinente

Toca Cáceres

 

CARMEN Martínez Fortún
27/10/2019

No conozco al alcalde Salaya pero un interesantísimo artículo de mi admirado Miguel Ángel Muñoz nos ilustra sobre su personalidad y sus palabras en una reunión con diputados del PSOE, de zasca habla el periodista, con objeto de que luchen por Extremadura desde sus cargos y dejen de culpar al pasado, para trabajar, reivindicar y conseguir el presente. ¡Bien por él!

Aunque, si de zascas se trata, nadie se libra. Los diputados y senadores deben luchar en Madrid, no ya por los intereses del partido sino, unidos con otros compañeros de distinto signo político, por la región a la que representan. Y está muy puesto en razón exigir la mejora de las infraestructuras como el tren, prometido a gritos en los mítines de Zapatero a Sánchez y que, como el Brexit, nunca llega. Mas en el ámbito municipal queda también un trabajo ímprobo.

Ha dado la gente española en general en caer en una especie de letargo resignado, mientras contempla espeluznada la furia catalana y se supera esta interinidad gubernativa que da para exhumar muertos, pero no para avanzar. Y mi impresión es que eso se ha contagiado a todas las administraciones. Y apunte el alcalde Salaya, que tendrá muchísimos proyectos en su cabeza, que Cáceres se nos antoja bastante paradita. Y que aunque no sean todos problemas de ahora, los goles encajados, y citaré solo algunos, ahí están sin remisión.

Ahí está en el medio de la ciudad esa herida del magnífico edificio del ILM, cerrado, después de solo siete años de su inicio. Por desidia o no sé qué, ese foco irradiador de cultura y dinamismo murió. Y es que había graves problemas con la homologación de la titulación que ofrecía. Alguien hizo las cosas muy mal, pero tal vez desde la alcaldía se debe y puede solucionar ese inmenso error. O el de que la OEX disminuya su presencia en nuestra ciudad en un cincuenta por ciento y no parezca importar ni al concejal de Cultura. En fin, que no es todo ajardinar Virgen de Guadalupe, que también. Porque una de las más urgentes tareas del nuevo alcalde es evitar que Cáceres siga perdiendo presencia e influencia.

*Profesora