+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Editorial

Venezuela como arma arrojadiza

 

La gravísima crisis política que sacude Venezuela se vive en España como un tema de política interior, arma arrojadiza de la oposición de derechas contra el Gobierno de izquierdas. Casado, Rivera y Abascal han competido entre ellos para dar apoyo a Juan Guaidó, mientras que líderes de la izquierda como Alberto Garzón han criticado con dureza el intervencionismo de la administración Trump. Desde cada trinchera ideológica, la situación en Venezuela es usada como arma arrojadiza en la política española desde que Aznar se erigió en azote de Hugo Chávez y Rodríguez Zapatero trató de contemporizar con los regímenes de Caracas y La Habana. La irrupción de Podemos no hizo más que acentuar esta tendencia, convirtiendo a Venezuela en un tema del que es virtualmente imposible debatir de forma serena en la política española, pasto de demagogia a partir de prejuicios ideológicos de un signo o del contrario. Pedro Sánchez se encuentra ahora en medio del fuego cruzado. Acierta el Ejecutivo español cuando apuesta por la celebración de eleciones libres como única salida razonable de la crisis, y presiona a Maduro para ello, siempre bajo el paraguas de la UE. Y es que mientras derecha e izquierda sin responsabilidad de gobierno se azotan sin matices y de forma irresponsable, Venezuela y sus ciudadanos se hunden en una crisis que escapa a los apriorismos. El sentido de Estado se demuestra también en la oposición.

 
 
1 Comentario
01

Por progre 9:46 - 26.01.2019

Al parcial-editorialista, le interesa bastante mas Venezuela, donde yo creo que tiene muchas de sus fuentes de "inspiracion democratica", que Extremadura. Nada habla de lo cotidiano, de lo que sucede en nuestra tierra y hay que contarlo, el tren por ejemplo o lo sucedido en la Agroexpo el dia de su inaguracion, que cerraron la entrada para que los ministros y nuestro Presidente hicieran el paseillo y la inaguracion sin pitos ni algarabia. Antes los escraches eran una forma democratica de protesta, hoy no son para nada democraticos...