+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

En la otra esquina

Verano del 19 (I)

 

Carlos Ortiz Carlos Ortiz
15/07/2019

Como si no me fuera suficiente con el resto del año, este verano me atreví a acudir a un concierto en la playa de Zahara de las Atunes, cerquita de Barbate, Cádiz. Sinceramente, me sonó a rayos el grupo que lideraba el televisivo Wyoming, les llaman Los Insolventes, para más señas, pero no por la mala calidad de sus músicos sino por el equipo de sonido que dejaba mucho que desear.

Quizá me haya vuelto demasiado exigente por exceso de celo profesional, pensé, y preferí aguantar con mi buen amigo Pedro Macarro (La Gran Belleza Producciones) y la exquisita cantautora extremeña Cira hasta que el espectáculo terminó para saludar a Chechu, que es como cariñosamente llaman a Wyoming sus amigos. Ni que decir tiene que la conversación fue de lo más amable que el relax del verano puede provocar cuando está cayendo el sol. Wyoming, aunque no lo parezca, es un tipo tímido y muy educado, cordial y con ese punto de autoprotección que te enseña la fama. Solo le vi beber agua durante el concierto en el que se dedican a hacer versiones de clásicos del pop, rock y blues que se tercie. Divertido y fresquito, que para eso el personal está de vacaciones, sin más preocupaciones que elegir dónde cenará después de la música.

A Wyoming le pregunté por su perro, un labrador con el que solía verle pasear por la playa hace años y que, me explicó, falleció hace tiempo de viejo. Una pena. Sus conciertos, me reafirmó, son solo con público de pie, no sentado. Hacía unos días, recordó, tuvo que pedir en un concierto en Cádiz capital que quitaran las sillas que le habían colocado al respetable. Casi no hubo manera de evitarlo. Y como de despistes vive el hombre, nuestro protagonista se quedó solo ante el peligro de la popularidad cuando se dio cuenta de que todo el grupo se había marchado a darse una ducha antes del segundo pase de la noche, que llegaría con peor sonido aún que en el primero para desgracia de quienes acudimos de nuevo al momento. Y es que la playa tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes. Ni siquiera Wyoming se salva por muy famoso que sea.