+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Los veranos no son como los de antes

 

CARLOS Ortiz
02/08/2013

TSteguro que a estas horas muchos de ustedes ya descansan en su lugar de vacaciones mientras otros intentamos adaptarnos a los rigores de agosto como si julio fuera ya un espejismo. Reflexionar sobre esta tiempo que empieza sería fácil si no fuera porque en la calle crece la percepción de que las vacaciones parecen convertirse en un lujo. Una necesidad extra que cubrir cuando llega el verano de la que difícilmente queremos prescindir, cada uno a su ritmo y según sus posibilidades.

Aunque el calor apriete, da la sensación de que las ciudades ya no se vacían como antes, que las estancias en la playa se recortan y las salidas se limitan a los fines de semana para quienes tienen que seguir trabajando. Extraña, por tanto, que el desierto de las urbes ya no sea tan profundo y las calles sigan respirando vida. Aunque siga habiendo negocios que ya tienen colgado el cartel de cerrado por vacaciones, por las mañanas hay niños que acuden a los campamentos de verano cargados con mochilas y obras en marcha para aprovechar el alivio del tráfico.

Perdido por la ciudad una noche de verano, comprendí que también ellas necesitan un descanso, un ligero respiro que sirva para volver a soportar la carga de los inviernos, para regresar al ajetreo de septiembre. Mientras tanto, confiemos en que agosto siga latiendo a pesar de las altas temperaturas. Subido a la bicicleta por la ronda Norte, me crucé la otra tarde con paseantes que iban y venían. Ellos habían convertido el cinturón cacereño en su particular paseo marítimo. Y es que los veranos no son como los de antes.

 
 
1 Comentario
01

Por SOM 10:05 - 02.08.2013

Efectivamente, los veranos ya no son los de antaño. Allá por los años 70 y 80, yo era un chiquillo que deambulaba por las calles " alicaído " debido a unas temperaturas que eran tan altas como constantes ( desde el mes de Mayo hasta Septiembre ). Pero en lo que respecta al sosiego que provoca el éxodo, en la calle, sigo teniendo la misma sensación de soledad que entonces ... Y es que ... seamos realistas, parece ser que la " crisis " sólo golpea fuerte a unos pocos.