+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Zona Zero

Las víctimas culpables

 

Juan José Ventura Juan José Ventura
02/04/2019

El mundo entero se ha estremecido con el documental en el que Wade Robson y James Safechuck, dos presuntas víctimas de los abusos sexuales de Michael Jackson narran la catarata de delitos que el ‘rey del pop’ cometió con ellos. Es lo que tiene el mundo globalizado y la nueva forma de ver televisión: nos sirve la verdad en plato frío a la hora que queramos en cualquier parte del mundo.

Pero lo que más me ha sorprendido de todo es esa extraña reacción que puede observarse en los casos de delitos sexuales: el intento de convertir a las víctimas en culpables de las andanzas de los depredadores.

Es lo que le ha pasado a Barbra Streisand, quien en un primer momento quitó hierro a la violación durante años a los menores y dijo que actualmente se le veía bien y casados, sin traumas. «Se puede decir que fueron niños abusados, pero esos niños, como les he oído decir, estaban encantados de estar allí», dijo la gran intérprete. Después ha pedido perdón por este patinazo.

Es curioso como ante un delito sexual se tiende a diluir la culpa inyectándola de alguna manera a las víctimas. Recuerdo las manifestaciones del obispo de Tenerife Bernardo Álvarez: «Puede haber menores que sí lo consientan -referiéndose a los abusos- y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan». Un sindios.

Debemos desterrar por completo esta manera de pensar. Las víctimas son víctimas. Vestir provocativo no es abrir una puerta a la violación, ni desearla, ni la justifica. Siento una gran pena por los miles de padres que viven cada fin de semana un calvario insomne porque sus hijos e hijas vuelven de madrugada los fines de semana. El fenómeno de las violaciones en grupo no parece que sea algo aislado ni excepcional. Y no podemos dar ni un solo argumento a las manadas para que sigan cometiendo atropellos. Refrán: El ausente siempre es el culpable.