+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Pequeño observatorio

Vivir en la plazoleta del silencio

 

JOSEP MARIA Espinàs
07/09/2019

Cuando era joven y me gustaba andar me parecía algo muy fácil de hacer. Iba de pueblo en pueblo, sin prisa. Me paraba donde quería. Me atraían sobre todo las plazoletas. Había, a veces, alguien que veía pasar más allá. Lo que más me atraía eran esas placitas, que a menudo eran silenciosas. Pero a veces encontraba alguien que pasaba. Una chica que iba a buscar agua a una fuente. Parece que la vea todavía. Ella pasó mirándome un instante, de reojo. ¿Quién era yo? ¿De dónde había salido?

El paso de la chica y yo que la miraba se convirtió en una pequeña y silenciosa escena. Pienso que la chica se debía decir: «¿Y este quién es y qué hace aquí?

Ella desapareció y yo continué mi camino. La plazoleta se quedó vacía. Y ahora pienso que siempre me han gustado las plazoletas. Hay bonitas en la Barcelona más antigua. Los turistas entran y supongo que les gusta ir pasando por esos rincones.

Debo confesar que han aparecido plazas que no tienen el encanto de las antiguas, pero en cambio hay otras, muy distintas, tentadoras desde el punto de vista económico o social.

Hay mucha gente que hace oposiciones para ganar una plaza. Hay gente que se arriesga a encontrar un trabajo de dudoso futuro y la que busca la tranquila posesión de una plaza.

«Es que hoy, sabes, y tal como están las cosas, lo más importante para mucha gente, lo ideal, es tener un puesto de trabajo, un trabajo seguro»,

Y pienso en la chica que vi pasar en aquel pueblo y que iba a buscar agua a la fuente. ¿Es posible que todavía vaya?

En un mundo que todo es programable y se piensa en rendimientos, beneficio y salarios, todavía hay alguien que va a buscar el agua de la fuente cuando el sol ya no quema.

 
 
1 Comentario
01

Por juan de la vera 12:53 - 07.09.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Vaya notición. Menos mal que lo habéis puesto que si no me muero por falta de informaciòn. La próxima, publicad aquella de Abandonada en el quicio o tanta desgracia es vicio, que también debe de ttener admiradores. Jooooo