+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Encerado y clarión

VOX populi

 

Saturnino Acosta Saturnino Acosta
06/12/2018

Las elecciones andaluzas nos han dejado un par de reflexiones, o tres. La primera es la fiabilidad del CIS.

Contrariamente a lo que pareciera, el CIS es 100% fiable, no falla nunca, cualquier estimación del barómetro con la realidad se parecerá lo mismo que un huevo a una castaña, por lo que es fácil saber que no ocurrirá.

El CIS, Centro de Investigaciones Sociológicas, por si no lo sabían, es el responsable de elaborar los indicadores de confianza política, económica y del sistema Gobierno/oposición; indicador de autoubicación ideológica y series de intención y estimación de voto.

Si se preguntan cómo se elabora, es muy sencillo, los barómetros se realizan con periodicidad mensual y miden el estado de la opinión pública española del momento, entrevistando en torno a 2.500 personas elegidas al azar en territorio nacional, incluyendo opiniones y recogiendo información social y demográfica.

El CIS es además totalmente independiente, por eso, y para preservar su independencia, el 29 de junio de 2018, el actual Gobierno de Pedro Sánchez nombró presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas a José Félix Tezanos, entonces secretario de Estudios y Programas del PSOE, militante desde 1973, miembro de los patronatos de las fundaciones Sistema, que presidía Alfonso Guerra, y Largo Caballero, además de expresidente de la Fundación Jaime Vera y miembro del patronato de la Fundación Pablo Iglesias.

Como les venía diciendo, por si fuera poco el alto grado de desacierto del último barómetro del CIS con respecto a las elecciones andaluzas, leo ayer que este ha vuelto a la carga con más indicadores, dando por asegurado y con una importante brecha de más de doce puntos de diferencia con respecto al segundo, la victoria de Pedro Sánchez.

No sabemos si esas 2.500 personas elegidas al azar, se refieren al territorio nacional o a la agenda personal de alguno.

Visto lo visto, qué bien le hubiese venido en su día a Susana, que en vez de un ratón ahora tiene un marrón, haber oído la vox populi de los andaluces, expresión latina que significa: «lo que es conocido y repetido por todos», que la voz de Tezanos.

Y respecto a los últimos datos del barómetro Centro de Investigaciones Sociológicas, y también es vox populi, qué le gusta a Pedro seguir escuchando a Tezanos y a Abascal que lo haga.