+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

XXX EDICIÓN

Paixao y Mamen Ledesma se imponen en el Medio Maratón Elvas-Badajoz

1.384 corredores alcanzaron la meta, de los 1.673 inscritos, entre ellos el atleta soriano Abel Antón. La diferencia entre los dos primeros de categoría masculina fue de milésimas de segundo

 

Paixao y Mamen Ledesma se imponen en el Medio Maratón Elvas-Badajoz -

Milésimas de segundo separaron en la meta a Bruno Paixao de Javier Núñez Sánchez, que se alzaron ayer con el oro y la plata, respectivamente, en el 30 Medio Maratón Elvas-Badajoz, que patrocina LA CRÓNICA DE BADAJOZ. Aunque la diferencia al paso de la frontera entre el portugués y el atleta de Talavera era de varios minutos, se fue acortando a medida que transcurría la carrera, hasta que la disputa fue de cuerpo a cuerpo en el sprint final. Ambos entraron en la meta con un tiempo de 1:08:53, por encima del que Paixao consiguió en la anterior edición, que fue de 1:05:12, con el que logró el segundo puesto, por detrás de Jesús Antonio Núñez Sánchez.

Javier es hermano de Jesús Antonio, que aunque se había inscrito en la prueba de este año, finalmente desistió, dejando a Paixao el campo libre, no sin esfuerzo. En la categoría femenina, la clara vencedora fue la dombenitense Mamen Ledesma Ruiz, con un tiempo de 1.20.01. Era una de las favoritas, junto con la pacense Tina María Ramos, que llegó en tercer lugar con 1:27:54. La segunda fue Silvia Benito Lara, con 1:24:26.

El Medio Maratón Elvas-Badajoz es la prueba más popular de cuantas se celebran en la ciudad. De los 1.673 inscritos, alcanzaron la meta 1.384, entre ellos el bicampeón mundial de maratón Abel Antón, cuya participación no tenía carácter competitivo, a pesar de lo cual quedó segundo en su categoría, con un tiempo de 1:25:22. Estuvo en Badajoz patrocinado y, según dijo al llegar a la meta, seguirá corriendo «mientras pueda y me lo permita el cuerpo». Manifestó que espera volver el próximo año.
El momento más emotivo se vivió en la llegada de Yeray, un niño de 6 años de Mérida con parálisis cerebral, que realizó el recorrido en una silla adaptada con su padre y compañeros. Unos metros antes de alcanzar la meta, le acoplaron un andador con el que pudo cruzarla andando. Ésta es la carrera «fetiche» de la asociación Caminando con Yeray. El siguiente reto serán 1.000 kilómetros entre Barcelona y Sevilla en el 2018 con el mismo objetivo de hacer visible la discapacidad.