+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Elecciones 2003

Municipale

El regreso de los independientes

 

Real, de nuevo candidato de IU, votó a mediodía. - Foto:TONI GUDIEL

José Luis Díaz saluda a los miembros de la mesa electoral en la que votó acompañado de su hijo. - Foto:TONI GUDIEL

M. R. REY PLASENCIAM. R. REY PLASENCIA 26/05/2003

Los comicios municipales de ayer pasarán a la historia de Plasencia por la vuelta de los independientes a la tarta electoral. Veinte años después de la Unión de Placentinos Independientes (UPI) con los exalcaldes José Luis Mariño a la cabeza y Cándido Cabrera de segundo, otro alcalde aún en funciones, José Luis Díaz, se presenta a la reelección por independiente bajo las siglas del recién fundado Compromiso con Plasencia (CCPL).

Si Mariño dio el salto como independiente en 1983 tras cuatro años de alcalde por UCD, José Luis Díaz llega ahora después de ocho años en el sillón de la Alcaldía con el PP y con mayoría absoluta los últimos cuatro. "Pero no hay comparación posible" --advierte el candidato Díaz--.

Pero también pasarán a la historia por ser el primer duelo electoral entre féminas: Victoria Domínguez por el PP y Elia Blanco por el PSOE.

LAS PRIMERAS TELEVISADAS

Precisamente Elia Blanco fue ayer la candidata más madrugadora. Llegó de rojo con hijo y marido al colegio público Inés de Suárez a las once de la mañana. Media hora después hacía lo propio en el colegio Alfonso VIII Victoria Domínguez, que eligió tonos más claros, y a mediodía votó José Luis Díaz, relajado y en mangas de camisa.

También ha marcado estas elecciones el aumento de las candidaturas hasta seis: IU y Extremadura Unida --que vuelven-- y la nueva Plataforma Democrática Socialista Extremeña (PSDE) además de ser las primeras elecciones por televisiones locales

No faltaron anécdotas como la de un hombre que votó por su hermano y al advertir el error, se puso en contacto con aquel para volver a votar, pero esta vez con las papeletas del hermano. Otro placentino levantó acta en su mesa porque censado está, pero empadronado ni él ni su familia. Atípico aunque al contrario se volvieron a dar sorpresas de última hora.